jueves, 22 de septiembre de 2011

2ª PARTE DE GÉMINIS - MI NIÑO INTERIOR ES MI ALMA GEMELA

Seguimos con la entrega de la evolución espiritual a través de los signos de Gururattan Kaur Khalsa, por lo que entregamos la segunda parte de géminis.

Incluye un pranayama: orificios nasales alternos

¡Que lo disfrutéis!



CONCIENCIA Y SEPARACIÓN

Un importante tema del desarrollo de Géminis y un tema recurrente el los mitos sobre gemelos son la pérdida y la tristeza. Pero los gemelos no son lo suficientemente concientes para darse cuenta de qué han perdido. El problema es que conciencia viene acompañada del darse cuenta de la separación. Lo que completaba su sensación de unidad les es arrebatado como una parte normal de su maduración hacia el hacerse adultos. Géminis se ve atormentado con una sensación de vacío y de que algo le falta. La tristeza es tan grande de que no quiere seguir viviendo sin su gemelo y sacrificará su propia divinidad (el mito de Castor y Pollux), y así convertirse en mortal para poder ser reunidos (y en el caso de Castor y Pollux "alcanzar igualdad a través de su compartida mortalidad.")[1]

Bajo la superficie del comportamiento nervioso, disperso y poco comprometido de Géminis se esconde una desesperada búsqueda para encontrar plenitud. Básicamente, Géminis se ve confrontado con la opción de completarse a sí mismo o ser condenado a buscar una plenitud superficial a través de otra persona.

Géminis es controlado por un impulso inconsciente a encontrar la parte perdida de él mismo. El problema fundamental de Géminis es que percibe al "otro" como algo fuera de él mismo. Es esta búsqueda de plenitud lo que le lleva al submundo psicológico donde encontrará su sombra. La sombra o lado oscuro esencialmente es el lado sin desarrollar de él mismo. Esto es un hecho en la travesía hacia la conciencia.

"El dolor de Géminis nace de una interrumpida conexión a un recuerdo antiguo de sentirse completo."[2] De hecho es entre las edades de 3 y 4 que el niño pierde su conexión con lo Divino. Algún evento, normalmente algún trauma o herida, precipitará esta interrupción y hará que el niño descienda "al mundo". Tanto si esto es un evento dramático o un proceso gradual, todo niño debe atravesar este proceso de separación. Es parte del desarrollo humano.

Siendo tan sólo el tercer signo del zodiaco, el primer signo de aire y el primer signo dual (Libra y Piscis son los otros), Géminis representa nuestra primera experiencia de separación y opuestos. Esta experiencia tiene lugar antes de que una experiencia de apego emocional es interiorizado en Cáncer[3]. Géminis y el niño de 3 ó 4 son demasiado jóvenes para entender lo que está sucediendo. Su habilidad para reflejar, analizar y averiguar cosas no se ha desarrollado todavía. Es demasiado joven como para entender de forma conciente el impacto de una pérdida tan profunda. Entierra sus sentimientos de tristeza en su mente subconsciente. A pesar de que a un nivel conciente olvida lo que ha sucedido, constantemente se siente atormentado por "una sensación de vacío, de que algo falta, o se ha perdido, una sensación e estar incompleto[4]." Géminis es
incapaz de encontrar una explicación racional al por qué se siente tan profundamente perdido y desconectado. Estos sentimientos de vacío producen un impacto en el sistema nervioso y se manifiestan como ansiedad y una inhabilidad para concentrarse.

En su inocencia, Géminis busca fuera de él mismo a la mitad que le falta, la cual es a menudo idealizada como un compañero/a sentimental. Sus sentimientos de separación son proyectados hacia el mundo. A pesar de que Géminis siempre está buscando relaciones y buenas amistades, las relaciones íntimas sólo sirven para provocar sus sentimientos inconscientes de separación. La tendencia de Géminis
a evitar el cometido es parte de su estrategia de defensa para evitar el recuerdo doloroso a la separación.

Géminis representa la primera experiencia de conciencia. Inicialmente la conciencia del sentirse separado es muy dolorosa. A pesar de ello, conciencia es luz en la mente. Cuanta más luz, más atención, más conciencia.
DE LO QUE GÉMINIS SE HACE CONCIENTE ES DE LA CONEXIÓN PERDIDA CON SU
SER DIVINO.

El obsequio de Géminis es el empujarnos a recordar a cómo y cuando ocurrió la separación para así poder reconectar con nuestra inocencia y nuestro niño interior. LO QUE DESCUBRIMOS ES QUE NUESTRO NIÑO INTERIOR ES NUESTRA ALMA GEMELA. La encantadora y maravillosa conexión con nuestra alma es lo que estamos buscando. Nuestro niño interior es nuestro gemelo perdido.


COMPLEJIDAD

Géminis es un signo complejo. Los gemelos encarnan una dualidad universal que nunca desaparece. Tanto si es luz u oscuridad, bueno o malo, noche o día, el universo es una interacción de fuerzas polarizadas. La pregunta es cómo se relacionan estas polaridades opuestas. La vida de Géminis está dedicada a la búsqueda del cómo bailar con estas relaciones primordiales. Paro los gemelos extrañados hay 3 opciones básicas:

1. Pueden permanecer como polaridades opuestas.
2. Pueden unirse.
3. Pueden individualizarse y coexistir pacíficamente.

Investiguemos las tres opciones que presenta la duplicidad.

1. Los mitos que incluyen las polaridades opuestas inevitablemente enfrentan a los gemelos rivales el uno con el otro. Cada uno se enfrenta a fuerzas poco éticas. Los finales más felices de estas historias consisten en que los gemelos aprenden a vivir con (tolerar, pero definitivamente no apreciar) sus diferencias. En culturas más agresivas, el gemelo "malo" es asesinado, aniquilado o expulsado. La reconciliación no es posible. Uno es sacrificado a favor del otro.

2. Asimilación es el tema de la segunda opción. En estos mitos se recalca la similitud de los gemelos y la unión de los gemelos no es tan solo posible, sino que también es alcanzada. Los gemelos se convierten en un reflejo, uno imagen similar o el Ser perdido. El gemelo es integrado y absorbido. Este punto de vista refleja una solución holística o andrógena.

3. La tercera opción es la cooperación basada en la individualización. En vez de un sacrificio en términos tanto de aniquilación o asimilación, los gemelos reconocen que son distintos y honran sus diferencias. En vez de ser sometidos o sacrificados, los gemelos co-existen como iguales. La realización del otro es una celebración de otro fuera de uno mismo. Cada uno de gemelos nace en plena igualdad. La dualidad es resuelta a través del honrar a las diferencias.

Géminis está destinado a encontrarse con su gemelo. Instintivamente posee el impulso a tanto aniquilar o a asimilar su opuesto[5]. Para Géminis la cuestión reside en que impulso seguirá. Géminis encarna la concienciación del "otro". Por ello, nunca eliminará esta conciencia. Siempre tendrá que decidir el qué hacer con el otro. El "otro" simboliza una conciencia de "sombra", una personificación de un alter-ego o un espejo que refleja lo que está faltando. El gemelo puede ser un rival, un gemelo "oscuro" y poco heroico, que debe ser superado; o un hermano o un compañero/a sentimental, quien es esencialmente un homólogo o alma gemela. La conciencia emergente del otro y el intento de coexistir con o eliminar al otro requiere un sacrificio para poder madurar. Temas de despertar conciente y sacrificio están presentes en los mitos sobre gemelos, informándonos del poderoso destino inherente a Géminis[6].

Duplicidad es la suerte de Géminis. Eventualmente Géminis se da cuenta de que él mismo es su gemelo. El destino de Géminis es el desarrollar una relación amorosa con todas las distintas partes de él mismo. En vez de sacrificar alguna parte de él mismo, o estar eternamente atrapado balanceándose entre la oscuridad y la luz, debe aprender a traer todas las partes de él mismo a su atención conciente y aceptarlas plenamente.


LA SEPARACIÓN ES ALGO BUENO

Géminis experimenta tanto trauma como libertad durante su separación. La separación de él mismo le trae sentimientos de pérdida y tristeza. Por otro lado, el reclamar nuestra propia identidad y separación de otros es un requisito necesario para obtener la seguridad emocional que Cáncer nos enseña. Debemos ser capaces de experimentarnos a nosotros mismos como seres independientes de otros si queremos ser libres. La habilidad de Géminis para el desapego nos previene de ser
sometidos a los caprichos emocionales de otros.

Géminis es el primer maestro que promociona un concepto interno de ser, separados de otros. El proceso de individualización es necesario para sobrevivir, para hacer nuestras propias cosas, para no ser una víctima, para no ser absorbido en los embrollos de otros, para tener nuestra propia vida y permitir que otros la tengan. Géminis nos enseña a honrar a otros y a honrarnos a nosotros mismos.

La transición hacia el hacernos adultos precisa del desarrollo de una relación con los distintos aspectos de nosotros mismos. Hay un mito cultural que afirma que somos una persona. Nuestra identificación con nuestro signo solar perpetúa esta interpretación unilateral del ser. Los seres humanos somos seres complejos. Somos nuestra Luna, Ascendente, Mercurio, Marte, Venus, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón y probablemente más. El análisis transaccional explora los distintos aspectos de nuestra psique[7]. Los distintos aspectos de nuestro ser están encriptados en nuestros chakras. No somos tan simples como pretendemos ser.

Géminis nos brinda la oportunidad de explorar las múltiples facetas de nuestro ser sin tener que disculparnos por nuestra complejidad o avergonzarnos por nuestras sub-personalidades contradictorias. Personalmente me di cuenta de que era mucho más feliz una vez que reconocí que había partes de mí que simplemente quieren experimentar la vida de formas distintas. Mi Sol Cáncer quiere quedarse en casa y
escribir. Mi Júpiter y Marte Leo quieren ser una maestra en el mundo exterior. Así hago ambas cosas. La vida es mucho más fácil cuando aprendemos a honrar nuestras múltiples facetas en vez de enfrentar un aspecto contra otro.

Las partes de nosotros que no honramos nos sabotean. Proyectamos en otros las partes de nosotros mismos que están frustradas. Atraemos a otros para que den vida a nuestros seres sin expresar. A través de nuestras proyecciones atraemos nuestro lado oscuro y sin desarrollar para que pueda expresarse en el comportamiento de otros. Eventualmente caemos en nuestro propio embrollo y nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Es una llamada al despertar que confronta al Géminis en todos nosotros y nos obliga a desarrollar una relación con
nosotros mismos.

No hay nada como el deseo de tener una relación amorosa como para motivarnos a examinar por qué estamos atrayendo las mismas relaciones disfuncionales una y otra vez. La respuesta la podemos encontrar en la naturaleza del problema que tenemos con nosotros mismos. Atraemos problemas porque somos el problema. Un diálogo interno íntimo y honesto con los distintos aspectos de nuestro propio ser nos ayuda a liberarnos de la co-dependencia, la convertirnos en víctima y el
abandono, y nos lleva hacia la relación satisfactoria que deseamos. Nuestro objetivo no es simplificarnos. Nuestro objetivo es hacernos coherentes, independientes e íntegros.

Resumiendo, Géminis nos enseña tanto sobre las relaciones externas con otros como las internas con nosotros mismos. Cuando los gemelos se miran el uno al otro, saben que uno es el reflejo del otro. Tanto en el mundo externo como en el interno, las polaridades se pelean y tienen conflictos hasta que llegan a conocer, aceptar y amarse os unos a los otros.

MANEJÁNDO LA DUALIDAD

Géminis se aburre muy rápidamente. Las inconsistencias y la impermanencia no parecen importarle siempre y cuando tenga variedad, novedad y entretenimiento. A pesar de ello, Géminis puede agotarse a sí mismo y a otros con su ingenio. Tarde o temprano debe investigar por qué su espíritu es tan intranquilo. Debe identificar el dolor de su problema. Cuando Géminis admite sus propias frustraciones y falta de confianza, puede empezar a ser honesto consigo mismo. La falsedad eventualmente captará la atención de Géminis. Puede ser que dure mucho tiempo, pero llega un momento en que el cinismo, la inhabilidad para creer en algo, y la nihilista falta de sentido de todo empujarán a Géminis a buscar su propia verdad. Cuando su carácter juguetón se evapora es hora de mirar hacia dentro en vez de hacia fuera, para encontrar significado. Cuando sus encuentros secretos indiscriminados y sus interminables juegos parecen sin sentido, es hora de dejarse de dramas. Cuando Géminis se desilusiona y despilfarra e incluso pierde su potencial creativo, es hora de escuchar a su alma.

La curiosidad es el punto fuerte de Géminis. Su curación tiene lugar cuando elige usar su curiosidad para aprender sobre su propia vida. Para preguntar y responder sus propias preguntas sobre quién es, el por qué está aquí, y que propósito superior puede servir. Cuando la fascinación de Géminis por la existencia es dirigida a encontrar el niño interior y el alma que ha desconectado en sus primeros años,
libera un plan que le llevará hacía la libertad y el júbilo.

Géminis necesita averiguar a dónde se dirige. Cuando ha fijado un objetivo que satisface su curiosidad debe reunir la energía necesaria para lograr algo. Pero el hacer algo nuevo y diferente no es suficiente para Géminis. Debe soñar a lo grande y debe anclar sus sueños a la realidad para que se hagan realidad. Géminis requiere un montón de sub-planes. El secreto de su éxito es el activar el
siguiente plan antes de que el último se haya desarrollado[8]. Debe mantener el movimiento. Si Géminis pierde el viento (entusiasmo), se pierde. Debe mantener su cometa volando con fascinación y toda irá bien para Géminis.

La dualidad es un hecho para Géminis. Intentar crear métodos para escaparla tan sólo crea más dualidad y conflicto. En vez de preocuparse por su habilidad de mantener su concentración en un proyecto o para mantener su interés por un periodo más largo de tiempo, Géminis necesita encontrar al menos dos cosas por hacer. "El concentrar la energía de Géminis y contener su inquieto movimiento
le da dos porterías entre las que correr rápidamente. Cuando se aburre de una de las direcciones, Géminis puede animar su espíritu corriendo hacia el otro lado[9]."

La polarización es la naturaleza del universo y es el destino de Géminis el experimentar esta realidad. Es el destino de Géminis el bailar con las dos energías primordiales del universo. El baile de Dios y Diosa. El baile de Luz y Oscuridad. Cuando Géminis acepta que el/ella encarna el vatio cósmico eléctrico, la fiesta puede empezar.


LOS GEMELOS ADORMECIDOS

El Géminis adormecido es conciente tan sólo de su personalidad, no de su alma. Su necesidad básica de momento y cambio es por ello sin dirección y sin propósito. Ansía estimulación externa, pero no comprende el por qué. No tiene ningún plan. No está concientemente conectado con ninguna fuerza cohesiva ni dirigido hacia un objetivo que valga la pena. Su mente instintiva está al mando y su mente está fuera de su control consciente. Está ciegamente motivado por el deseo de experiencia y no sabe cómo ni por qué discriminar en sus opciones de vivir esas experiencias.

Su definición de relación consiste en cómo todo y todos se relación a ÉL. Habla y habla sin ningún sentido de intercambio entre él mismo y la persona con la que le está diciendo cosas, no hablando con ella. Está interesado solamente en él mismo. Su relación con la dualidad es el generar conflicto en su mente y conflictos con otros. Su punto de visto sobre los opuestos es simplemente "yo contra los demás." No tiene un concepto todavía de que entre los opuestos puede haber armonía mutua, o que cualquier cosa que no sea dualidad es una opción[10]. Esto recuerdo a los equipos de debate del instituto y de la universidad. Partiendo de un punto de vista, con ganar y perder como las únicas posibilidades, acertado y equívoco como las únicas opciones, y discusión interminable sin ninguna resolución excepto un artificial y arbitrario "ganador."

El Géminis adormecido bloquea el flujo libre de información y la comunicación entre su mente y su entorno. Tiene miedo a lo desconocido, lo inexplorado y lo irracional. Demanda información que está demostrada, es empírica y por ello segura. Si no está científicamente medido, cómo podemos saber si es verdad; es una de los frases comunes de los Géminis no-iniciados.

El Géminis adormecido experimenta varios niveles y manifestaciones de frustración mental y problemas de comunicación. Estos problemas incluyen sentimientos de aislamiento, el miedo a ser humillado, preocupaciones sobre incapacidad mental, e inseguridades respecto a interacciones. Es dogmático porque tiene miedo de lo que ahora sabe y piensa que no tiene el entrenamiento o intelecto adecuados para averiguarlo.

El Géminis adormecido deja que su mente deambule a propósito. Toda información es de interés incluso si es inútil o falsa. A menudo es locuaz. Sus diatribas saltan de una opinión y tema al otro. Y no habla sobre lo que siente. De hecho no sabe cómo se siente y esto es la fuente de su inseguridad, frustración e inhabilidad para verdaderamente expresarse a sí mismo[11].


LOS GEMELOS QUE ESTÁN DESPERTANDO

Géminis eventualmente despierta a la posibilidad, de hecho la inevitabilidad, de la apropiada inter-relatividad entre aparentes opuestos. El Géminis que está despertando está preparado y ansioso para explorar la dinámica de las relaciones. Es consciente de otros. Busca entender la naturaleza de las interacciones y su mente busca conocimiento que tenga propósito, no simplemente una serie suelta de hechos. "Inteligencia se transforma de instintiva a creativa, y de subjetiva a objetiva[12]".  Está más abierto a escuchar a la opinión de otros y a compartir conocimiento en un verdadero dar y tomar, escuchar y ser escuchado.

A este nivel de conciencia, la dualidad se expresa a sí misma en la naturaleza de las relaciones de los gemelos. Las crisis de Géminis a menudo se forman debido a malentendidos en relaciones que tiene lugar por intenciones entremezcladas y comunicaciones poco claras.

Géminis constantemente intenta comprender cómo armonizarse a sí mismo con otros a distintos niveles de evolución. A menudo se mueve entre dos grupos de amigos – uno refleja sus deseos e impulsos instintivos de su ser inferior y el otro grupo refleja su agudeza mental y ser superior[13]. La vacilación entre las fuerzas de luz y oscuridad de la sociedad es un tema común en la vida de Géminis, hasta que alcanza una integración de estos aspectos básicos dentro de él mismo.
La primera prioridad para el Géminis que está despertando es el desarrollo de una relación consigo mismo. Necesita callarse e interiorizar sus diálogos y dejar de intelectualizar sus sentimientos[14]. Necesita usar su habilidad para analizar datos
complejos para descifrar y desembrollar su agitación mental. El reorientar su atención hacia el interior puede resultar en discusiones consigo mismo. Esto no es ningún problema. La auto-investigación y auto-interrogación son necesarias para poder ser cándido y honesto consigo mismo.

Cuanto menos conciente sea Géminis, más difusa, desecha y malgastada será su energía. Cuanto más ancle su conciencia en su alma, más dirigirá sus intereses, energías y actividades y de hecho relaciones de forma útil.

El Géminis que está despertando se da cuenta de la importancia y valor del pensamiento cuidadoso, metódico y meticuloso. Su objetivo es usar su mente y descubrir la verdad. Usa su mente investigadora para entender misterios, para buscar las razones del por qué y para explorar las estructuras que aportan significado.

El Géminis que está despertando da alta prioridad a la educación. A pesar de que la educación formal es importante para Géminis, la experiencia informal de la vida es igualmente importante. Géminis debe viajar, interactuar y explorar. Su conocimiento es adquirido a través de la experiencia directa, la observación personal y la vida misma. La educación de los libros no le basta a Géminis, que debe estar en el mundo viendo y participando en las actividades de la vida. La experiencia de primera mano forma la base de su proceso de crecimiento e individualización.


EL GÉMINIS DESPIERTO

El Géminis despierto reconoce que tiene dos seres; su personalidad y su alma. Ha alcanzado su objetivo de conocerse a sí mismo como su alma. Los aspectos limitados de su personalidad ya no le frenan. Su personalidad es guiada por la claridad y propósito de su alma. Los dos aspectos del ser trabajan juntos en armonía. El Géminis despierto es totalmente consciente de las implicaciones espirituales de sus actividades y dirige sus acciones para el servicio del más alto bien de la humanidad. En esta fase, su vida y su mente están dirigidas a alcanzar síntesis y armonía dentro de él mismo, con otros y en el mundo.

Cuando Géminis ha logrado conectar concientemente las distintas partes de si mismo, está preparado para ser un agente de cambio social y crear lazos entre gentes y grupos. Esto puede incluir el negociar la alineación de intereses conflictivos, el facilitar interacciones armoniosas en la dinámica de grupos y el usar sus habilidades diplomáticas, las cuales incluyen el tacto y una astuta mente, para
traer paz y entendimiento mutuo. Géminis también puede usar su mente científica para inventar tecnologías que beneficien a la humanidad[15].

Géminis nos enseña a ser tolerantes y a explorar la vida libremente. Nos enseña que hay muchos niveles de verdad; individual, circunstancial y universal; que co-existen y de hecho bailan juntos al mismo tiempo. Géminis lo integra todo a través del amor y el movimiento. Géminis nos enseña que somos más felices cuando dejamos de resistirnos a lo que hay y nos dejamos llevar por el viento.

Es a través del reconocimiento y aceptación de su propia mortalidad e inmortalidad que Géminis encuentra plenitud. El Géminis despierto nos enseña a todos a relajarnos y a disfrutar de la vida. Que somos perfectos e imperfectos al mismo tiempo. Que hay bien y mal en el mundo. Algunas cosas son tal y como tú quieres que sean y otras no lo son. Y la vida sigue adelante. El Géminis despierto no enseña a celebrar la vida tal cual es. Y si no es tal y como nosotros pensamos como es, eso también está bien.

Géminis nos hace reír. Géminis nos recuerda el no tomarnos las cosas demasiado en serio. Géminis tiene una conexión directa con el humor cósmico. Géminis comprende que el otro que estaba buscando era su propio niño interior. Él y su alma gemela se sientan y se ríen de toda gana.


EJERCICIOS PARA GÉMINIS, SILENCIO, AL MENOS CON ÉL MISMO

El silencio total puede que no sea posible para Géminis. El vacío cósmico no es el campo de juego preferido de Géminis. Pero Géminis puede cerrar la boca y aprender a escucharse a sí mismo. Oirá multitud de voces que le están hablando. Géminis debe comprender que las voces no son algo malo. Cada una de las voces es un poder del que puede disponer. Las voces son distintos aspectos de su complejo ser.

El retiro es extremadamente importante para Géminis, cuya orientación externa le provee de un exceso de estimulación externa y ejerce presión sobre su sistema nervioso. Para su propia salud física y mental, necesita de disponer de tiempo para él mismo.

Puede ser que Géminis no sea capaz de acallar su mente, pero puede entrenarse para escuchar los espacios. Si Géminis escucha puede llegar a oír el eco de su propia alma. Cuando Géminis abre su corazón encontrará y abrazará su alma.


LA RESPIRACIÓN

Los signos de aire están asociados con la respiración. Respirar hacia dentro y hacia fuera está metafísicamente y biológicamente asociado con los signos de aire. Las enfermedades de pulmón, particularmente asma, están asociados con Mercurio y Géminis. La ciencia médica reconoce la naturaleza psicosomática del asma. Quizás hay más que una relación simbólica entre la habilidad de una persona para permitir un intercambio libre de información y disfunciones físicas que involucran la respiración.

El sintonizar con la respiración y el practicar pranayamas son formas de curación excelente para Géminis. El cantar mantras también es un modo efectivo para domar y utilizar los poderes mentales de Géminis. Géminis necesita comprometerse a la práctica con regularidad de algún tipo de actividad no-verbal que involucre su imaginación y que capture su plena atención[16].


PRANAYAMA DE ORIFICIOS NASALES ALTERNOS

La respiración de orificios nasales alternos es un buen ejercicio para Géminis. Es simple, pero al mismo tiempo provee algo para preocupar su atención y fijar su concentración. Usando la mano derecha, bloquea alternativamente los orificios derechos e izquierdos con el pulgar y el dedo corazón respectivamente. Posicione el dedo índice en el tercer ojo para concentrar la luz en tu mente. Con una respiración larga y profunda:

INHALA POR LA IZQUIERDA
EXHALA POR LA DERECHA
INHALA POR LA DERECHA
EXHALA POR LA IZQUIERDA

Haz este ejercicio al menos 2 minutos, hasta un máximo de 11.



MEDITACIÓN DE LOS OJOS GEMELOS

Muchas de las meditaciones enseñadas por Yogui Bhajan estipulan el fijar la vista en la punta de la nariz con los ojos cerrados un 9/10. Con los ojos concentrados en la nariz, los nervios ópticos se cruzan y el tercer ojo se activa. Cuando miras tu nariz, puedes sentir la sutil estimulación en el tercer ojo y de hecho llevar tu atención hacia allí mientras miras hacia abajo. (La concentración hacia abajo de los ojos también sirve para abrir el centro del corazón y conectar el corazón con el tercer ojo).
De lo que muchos de nosotros nos damos cuenta es que mientras intentamos concentrar los ojos en la punta de la nariz es que uno de ellos es muy capaz de hacerlo y el otro no (¡Aaaah!, a uno de los gemelos le gusta este ejercicio y al otro no). El ojo izquierdo es el ojo del alma. El ojo derecho es el ojo mundano. Nuestro objetivo es que ambos ojos se concentren igualmente. Esto requiere trabajar con cada ojo para desarrollar esa capacidad. También puede requerir que el ojo fuerte ayude al ojo débil. Ofrezco este ejercicio como un experimento. Lo he usado personalmente y lo encuentro de gran utilidad para manejar los aspectos gemelos de mí misma. A otros estudiantes también les ha parecido interesante y revelador. En adición a esta fórmula básica, usa tu imaginación y escucha. Sugiero experimentar si el ejercicio de respiración antes de trabajar con tus ojos gemelos fomenta tu capacidad para trabajar con y coordinar ambos ojos.


Si quieres leer la primera parte:


[1] Clark, p. 30
[2] Clark, p. 28
[3] Clark, p. 30
[4] Clark, p. 30
[5] Clark, p. 31
[6] Clark, p. 31
[7] Clark, p. 31
[8] Gerhardt, p. 109
[9] Gerhardt, p. 108
[10] Oken, p. 176
[11] Green, p. 58
[12] Oken, p. 176
[13] Oken, p. 176
[14] "Alive and Well with Pluto", Bill Tierney, Llewellyn Publications, St. Paul, MN 1999, p. 130
[15] Oken, p. 177
[16] Oken, p. 144