jueves, 29 de septiembre de 2011

PRATYAHARA, el 5o brazo de los ocho brazos del yoga

Hoy hablaremos del quinto brazo de los ochos brazos del yoga de Patanjali:



PRATYAHARA

Pratyahara o abstracción de los “Indriyas”. Es el control de los sentidos. La capacidad de Cerrar los sentidos a estímulos exteriores y retirarlos de los objetos.

Fundamentalmente consiste en el apaciguamiento de los sentidos. El aumento de la dispersión mental en nuestras sociedades (Internet, TV, radio, prensa, publicidad, entorno social, ruptura de ritmos naturales, aceleración etc.) debería irse sustituyendo por mayores periodos de silencio y recogimiento. La aplicación adecuada de los sentidos puede contribuir a internalizar la mente, aumentando la inhibición de la conciencia a nivel sensorial. Con la práctica la energía de la mente se enfoca hacia el interior de nuestro ser. Los sentidos dejan de interferir con la experiencia de toma de consciencia interna.

Pratyahara es la etapa cuando se aprende a controlar los «tentáculos» de la conciencia. Esto permite dominar la visión en los estratos sutiles del espacio multidimensional, enseña a trasladarse allí, saliendo de su envoltura material.

El concepto de los indriyas existe sólo en la cultura espiritual india. En occidente se ha traducido como “sentidos” sin embargo el concepto va un poco más allá, por lo que algunos estudiosos lo traducen como «tentáculos», proporcionando un entendimiento más profundo del concepto.

Los conocimientos fundamentales sobre el trabajo con los indriyas fueron expuestos por Krishna en el Bhagavad-Gita. La fijación de la atención a través de cualquier órgano del sentido o a través de la mente en cualquier objeto es similar a un alargamiento de un tentáculo desde el cuerpo. Trasladando la concentración al otro objeto, nosotros separamos y trasladamos un indriya.

Podemos observar como la mente crea sus indriyas cuando pensamos en alguien o algo.

El yogui aprende qué pensamientos, palabras y actos proceden de tamas, una manifestación de la conciencia (siempre según la filosofía hindú -ver la entrada de este blog sobre las gunas: http://www.adharayoga.com/2011/09/las-gunas.html-) que conduce a la ignorancia. De esta forma, adquiere conciencia de la influencia negativa de tales pensamientos, palabras y actos, actuando en consecuencia para erradicarlos y extirparlos de su mente. Con esta actitud, el yogui poco a poco va depurando su mente, consiguiendo que sea clara y serena y así poder estar más cerca de su Sí mismo.

Krishna decía que el hombre debe aprender, entre otras cosas, a retirar todos sus indriyas desde el mundo de la materia y meterlos para adentro, de igual modo como la tortuga mete las patas y la cabeza dentro de su coraza. Y luego hay que alargar los indriyas hacia los eones Divinos para abrazar con éstos a Dios, acercarse a Él y unirse con Él.


Sat Nam



También te puede interesar: