jueves, 1 de septiembre de 2011

TAURO - ME TENGO A MI MISMO Y DESEO LA LUZ Parte 2


Continuamos con la entrega de los escritos sobre la evolución del ser por medio de los signos zodiacales, por Gururattan Kaur Khalsa, Ph. D. Por lo que añadimos la segunda y última parte de la entrega de Tauro, incluye una meditación para remover obstáculos ¡Que lo disfrutéis!
FASES DE DESARROLLO

Cada signo y de hecho cada individuo pasa a través de varias fases de desarrollo en su viaje terrestre. Aquí discutiremos estas fases en términos de conciencia adormecida, conciencia que está despertando e individuo despierto.


EL TORO ADORMECIDO

El miedo a la pobreza es un tema común para el Toro adormecido. El miedo es tan profundo que incluso cuando el Toro tiene éxito en acumular gran riqueza, a menudo no es capaz de disfrutar de lo que tiene. Si este miedo a que le falte algo persiste, no habrá cantidad de dinero en este mundo que le hagan sentirse seguro.

El Toro puede tener una niñez físicamente confortable, pero si le es negado una sensación de valor personal y valores interiores, puede ser que se venda a sí mismo a cambio de confirmaciones externas de seguridad, no porque los necesite, pero porque no se valora a sí mismo[1]. De nuevo son los criterios externos, no los valores internos, los que gobierna la psique del Toro adormecido.

El tema común es un estado psicológico lleno de miedo, acompañado de por la ambivalencia de querer y necesitar algo, pero concentrarse en el objeto equivocado. La lección básica que debe aprender es la de cambiar su dependencia en valores externos a depender de valores internos. La llamada al despertar del Toro a menudo involucra situaciones que le obligan a examinar que cosas son más importantes para él, y cómo cambios en su estructura de valores le ayudarán a alcanzar lo que realmente quiere.

Otra manifestación del Toro adormecido es una intolerancia de su propia humanidad y la de otros. Se niega a si mismo los placeres de la vida, y critica el egoísmo de otros. Critica a otros en vez de confrontar sus propios problemas. El caso clásico de proyección inconsciente nos proporciona un ejemplo de que odiamos en otros lo que no estamos dispuestos a afrontar concientemente en nosotros mismos. De hecho es el duro juicio de nosotros mismos y la falta de amor por uno mismo lo que lleva nuestros peores miedos profundamente en nuestro inconsciente. El resultado es PROYECCIÓN; no podemos ver a otros y situaciones tal cual son. En vez de ello, nuestra interpretación de su comportamiento es un reflejo de nuestras cualidades negativas[2].

Dado que es controlado por sus deseos emocionales inconscientes, el Tauro adormecido puede ser tanto compulsivo como predatorio.

El Toro adormecido está atado a lo terrestre. Está consumado por su ansia a adquirir cosas bonitas y tener experiencias que le proporcionen placer físico. Su deseo instintivo de poseer objetos físicos y provocar sensaciones emocionales está motivado por cabezona determinación a obtener lo que quiere. Su voluntad es usada para obtener "la buena vida", placeres sensuales y sexuales. Tauro es magnético por naturaleza. El Tauro adormecido es controlado por el magnetismo de la materia.

EL TORO QUE ESTÁ DESPERTANDO

Tauro debe sumergirse en la materia para así aprender todas las lecciones inherentes a la realidad física. Debe hacerse conciente de la dualidad presente entre el espíritu y la materia antes de poder aprender a discriminar en el mundo físico[3]. Debe examinar su estructura de valores y averiguar qué cosa le dará la seguridad que ansía. Como si escarbara la Tierra en busca de gemas y minerales, Tauro debe escarbar profundamente para acceder los recursos escondidos en su propia psique. Debe examinar sus valores personales y alinearlos con su núcleo interior y eliminar aquellos que son producto de acondicionamiento social y traumas de la infancia. El Toro debe aprender a no depender del mundo material para su seguridad interna. Debe liberarse de las ataduras e inseguridades causadas por apegos físicos, que pueden ser tanto a dinero, posesiones, situaciones o relaciones.

El Toro debe librarse de actitudes auto-saboteadoras, el hacerse la victima y mentalidades de culpa. Para el Toro, la libertad y la seguridad nacen en la auto-valoración, la auto-apreciación, la autonomía, la auto-dependencia y la expresión creativa de sus singulares, y a menudo artísticos, talentos. Tauro aprende que debe deshacerse de vergüenza y culpabilidad. La rendición total al placer físico sin restricciones es algo necesario para liberar la energía atrapada en su cuerpo.

Los valores de Tauro determinan la dirección de su voluntad. El desafío primordial del Tauro que está despertando es la de redirigir su naturaleza de deseo hacia valores que le lleven hacia una verdadera satisfacción, seguridad y felicidad. El Toro aprende a través de la experiencia directa. Es puede parecer ser cierto para todos los seres humanos. A pesar de ello, he podido observar como algunos Piscis son capaces de "aprender del pasado" y obtener lecciones de las experiencias de otros, así evitando tener que repetir los mismos errores. Es el dolor y el sufrimiento que los deseos de Tauro le han causado lo que le motiva a redirigir su energía de deseo. El Toro que está despertando debe encontrar formas más gratificantes y menos destructivas para nutrirse a sí mismo y expresarse libremente. A medida que dirige su energía hacia dentro, su potencial artístico y creativo es revelado. A medida que el Toro aprende a dirigir su energía sexual hacia arriba hacia el chakra de la garganta, el uso acertado del habla y una forma apropiada de vivir llevan al uso apropiado de la Voluntad[4].

Tauro debe aprender cómo reconciliar y de hecho conectar y alinear sus mundos externos e internos. Para Tauro no hay curandero ni maestro más sabio que la misma Naturaleza.

Cada signo debe aprender a reconciliar aparentes oposiciones de forma armoniosa y constructiva. Para Tauro la dualidad aparente es entre la riqueza física y la espiritualidad. El cuerpo debe ser honrado y usado como vehículo para la expresión superior del alma. Su cuerpo físico debe ser cuidado para facilitar el uso con maestría por la mente y las emociones para servir su propósito interior. La persistencia de Tauro es requerida para alcanzar el centro del laberinto donde podemos encontrar el incuestionable núcleo de valor del Ser.


EL TORO DESPIERTO

Liberado de las cadenas del deseo y el apego a la materia, el Toro despierto es libre para disfrutar totalmente de la belleza de la vida en el Planeta Tierra y la riqueza de la experiencia humana. La base de Tauro pueden ser las siguientes: "Tengo lo que yo quiero", "Me tengo a mi mismo", "Deseo la Luz". De hecho el Toro despierto es un verdadero curandero y brujo blanco, el cual es capaz de espiritualizar la materia infundiéndola de Luz.

El Toro despierto ha sobrepasado una de las pruebas humanas más difíciles. Ha alcanzado el estado de conciencia donde la mente gobierna la materia. Su voluntad controla sus deseos. La visión de su Alma sobre la realidad espiritual es despertada y vista a través del Ojo del Toro, el cual ve sólo Luz. Desde el Ojo del Toro irradia un haz de Luz, con apunta con claridad hacia el camino a una forma de vida artística y espiritual. Su presencia espiritual inspira, y su expresión de la Voluntad Divina lidera. Su expresión artística de la vida libera, eleva y transforma a todo y todos con los que se relaciona[5].

El Toro ha emergido con las fuerzas de la Naturaleza para convertirse en la encarnación Terrestre de la Madre Divina. En su forma de Madre Terrestre enseña y alimenta a todos sus hijos. En su forma de Diosa Terrestre de tanto el Amor como la Luz bendice a todos.


PALABRAS CLAVES[6]
ADORMECIDO
DESPERTANDO
DESPIERTO
Instintivo
Dirigido
Liberado
Yo tengo
Tú y yo compartimos
Es todo nuestro
Voluntad ciega
Voluntad concentrada
Voluntad trascendental
Forma básica
Forma refinada
Forma liberada
Deseo terrestre
Aspiración
Encarnación de voluntad
Conflicto
Armonía a través de conflicto
Resolución de conflicto
Cabezota
Resoluto
Lleno de voluntad
Cuernos de deseo
Cuernos de esfuerzo
Cuernos de la abundancia
Voluntad egoísta
Voluntad dualista
Buena voluntad


MEDITACIÓN PARA REMOVER TODO OBSTÁCULO

Yogui Bhajan ha enseñado esta meditación para practicarla durante este periodo y también para poder manejar la intensa energía durante el cambio hacia la era de Acuario.

Esta meditación tiene 40 sonidos. Afecta los 5 tattvas (aire, agua, fuego, tierra, ether), los 7 chakras, y la línea del arco. Este mantra puede penetrarlo todo y ayuda a evitar la mala fortuna. Tiene el poder de romper cualquier resistencia u obstáculo. Es sagrada pero no secreta. Esta meditación nos fue dada para tener éxito durante estos complicados tiempos.

HAR, HAR, HAR, HAR; repetir antes de cada uno de los siguientes mantras. Bombear el centro umbilical (debajo del ombligo) con cada Har. Usar la punta de la lengua al pronunciar la `r'. Entonar de forma monótona, enunciando cada sílaba con claridad o entonando el mantra al ritmo de la música:

GOBINDE; El que Sostiene

MUKUNDE; Liberador

UDARE; Iluminador

APARE; Infinito

HARIANG; Destructor

KARIANG; Creador

NIRNAME; Sin Nombre

AKAME; Sin Deseo


Elige uno de los mudras siguientes y haz la meditación durante 40 ó 90 días durante 11 minutos:

Pulgar con dedo de Júpiter (índice); para remover todo obstáculo,

Pulgar con dedo de Saturno (medio); para obtener pureza interior,

Pulgar con dedo Solar (anular); para obtener salud, prosperidad y amistad. Todos los recursos que necesites vendrán a ti,

Pulgar con dedo de Mercurio (meñique); para una comunicación nítida.

REFERENCIAS

"Alive and Well with Pluto", Bill Tierney, Llewellyn Publications, St. Paul, MN, 1999, p. 113-127. 


 
Si quieres leer la primera parte:



[1] "Saturno: A New Look at an Old Devil", Liz Green, Samuel Weiser, Inc., York Beach, Maine, 1976, p. 38.
[2] Liz Green, p. 39-40
[3] "Soul-Centered Astrology", Alan Oken, The Crossing Press, Freedom, CA, 1990, p. 172
[4] Oken, p. 171
[5] Oken, p. 171
[6] Oken, p. 172