martes, 20 de diciembre de 2011

VIRGO - PERFECCIONANDO LA HUMANIDAD


Siguiendo con las entradas sobre  la evolución espiritual del ser, por medio del camino de cada uno de los signos zodiacales escritos por Gururattan Kaur Khalsa, esta vez compartiremos la primera parte de VIRGO:

Esperando que sea de utilidad en el sagrado camino del desarrollo del ser

VIRGO - PERFECCIONANDO LA HUMANIDAD


El Sol viaja por el firmamento de Virgo entre el 22 de Agosto y el 21 de septiembre. El 29 de Agosto, cuando la Luna Nueva está en Virgo es un momento favorable para comprometerte a alguna práctica que siga perfeccionando tu humanidad.

Un importante objetivo del Ser del Nuevo Milenio es el de investigar y descubrir el significado más profundo y el camino espiritual de cada signo. Tradicionalmente, el territorio de Virgo incluye nuestro trabajo, nuestro entorno laboral, nuestra salud y servicio (o karma yoga). Esta definición limitada de Virgo está anclada en nuestro entendimiento superficial, o incluso ignorancia, de la naturaleza del cuerpo físico y su interacción con la mente y las emociones.

La orientación externa y la preocupación por eventos y actividades (el aspecto masculino de la realidad) de nuestra cultura nos han llevado a ignorar la importancia de nuestra realidad interna (el aspecto femenino) como la creadora de nuestra realidad externa. El trabajo de Virgo no solamente es el de clarificar esta relación; el trabajo de Virgo es el de hacer algo al respecto. El camino de Virgo consiste en el "proceso de síntesis interior, purificación, ordenación o gestación que precede(n) la expresión externa y objetiva de la persona en el mundo de otros."[1]

Virgo, que está asociado con la Sexta Casa en la carta natal de un individuo, encarna la última fase de vigorización personal antes de que un individuo esté preparado para comprometerse con relaciones y la vida en grupo. En su función de la última fase de desarrollo personal antes de abrir las cortinas al mundo, Virgo se ocupa del "proceso interior de harmonización u ordenación, el cual sintetiza las cualidades desarrolladas a través del esfuerzo anteriormente realizado y las fragua en una personalidad integrada que puede ser entonces un vehículo de expresión para el Ser."[2]


LA VIRGEN

Virgo es un signo humano representado por la Virgen. Ella es la diosa de la fertilidad, la madre que da a luz y el cuerno de la abundancia. No es una virgen en el sentido de ingenuidad y de inocencia sexual. Dentro de la mitología, las diosas vírgenes eran prostitutas divinas. Eran asociadas con el poder de la unión sexual y el nacimiento. "Virginal significaba íntegra, soltera, sin estar poseída por ningún hombre, sin ser sirviente o esclava de ningún marido o amante[3]." La virgen mitológica es totalmente ella misma - integrada, en control de sí misma e independiente. No depende de nadie. Ella es la fuente de su propio significado y auto-expresión. A pesar de ser la diosa materna que copula y da a luz, nunca consideraría ser poseída por un hombre en forma de esposa o sirviente. Autonomía es su base y de hecho su esencia.


TRES ASPECTOS DE LA MADRE

Hay tres nombres para la Virgen, cada cual representa uno de los aspectos del principio Materno. EVA simboliza el deseo de conocimiento y representa la naturaleza MENTAL de la humanidad. Eva comió la fruta porque deseaba información sobre el mundo físico. ISIS reúne información del plano astral o reino de las EMOCIONES. En su forma encubierta, las emociones son ilusiones que esconden la verdad del alma. En su forma descubierta, la diosa revela la verdad de que las emociones son el campo de fuerza y mecanismo de comunicación del alma. MARÍA representa la matriz material, el cuerpo FÍSICO y el poder de manifestación.


GESTACIÓN DEL ALMA

A través de una auto-conciencia intensificada, Leo establece una sensibilidad al Ser Superior. El camino de Virgo es la externalización del alma en el plano físico. Como uno de los signos que encarna el Principio Materno, se ocupa del proceso de gestación y embarazo. "Virgo simboliza la profundidad y oscuridad donde la Luz es protegida." En su matriz el Plan Divino del Alma individual "es gestado y llevado a la manifestación." Ella alimenta y protege el "Cristo Oculto" o alma dentro de nosotros mismos que está preparado para ser nacido.[4]

Como la Madre que reúne los nutrientes para alimentar su hijo que todavía no ha nacido, Virgo sintetiza los nutrientes mentales, emocionales, físicos y espirituales de su ser y reúne y evalúa la información apropiada para el crecimiento de su Alma. (La cual es nacida plenamente en el signo de Capricornio). Ella mezcla e incorpora todo lo mencionado anteriormente en su matriz para formar el embrión de su ser. El camino de Virgo consiste en alimentar un Ser integrado que puede ofrecerse a sí misma al mundo.[5]


AMOR, SABIDURÍA Y DEVOCIÓN

Virgo es un signo de tierra. Partiendo de puro espíritu, Virgo da a luz a la forma. Con el amor de la Madre, ella manifiesta y mantiene sus creaciones unidas. Virgo nos da instrucciones para poder diferenciar entre la innumerable cantidad de formas que expresan el amor de la Madre en nuestras vidas diarias.[6] Virgo nos enseña que cada uno de nosotros tiene un trabajo que hacer, un papel que representar y una contribución que hacer. Ella expresa y expande el Amor y Sabiduría Divinos de una forma muy práctica a través del servicio, la curación y métodos de auto-crecimiento[7].

Virgo trasciende el peaje, las pruebas y los dolores de la realidad física con su devoción e idealismo. La Madre Teresa es la perfecta encarnación de la esencia de Virgo. Comentaba con frecuencia que cuando lavaba las heridas de los pobres, veía la cara de Cristo. Nos ofreció el ejemplo y la base de que si nuestro trabajo nos recompensa con una experiencia espiritual, estamos en el camino correcto.


MERCURIO ES EL MENTOR DE VIRGO

Mercurio es el mentor de Virgo. Mercurio gobierna tanto a Géminis como a Virgo. Géminis (un signo de aire) se preocupa por el proceso analítico. Virgo se preocupa por el discernimiento y la síntesis. Virgo es un signo de tierra. A pesar de ello, el Planeta asociado con él se ocupa de la mente. De hecho Virgo debe dominar la mente para poder dominar el cuerpo. Su tarea consiste en descubrir la relación entre la mente y el cuerpo y alcanzar la integración entre ambos. Para conseguirlo debe explorar la conexión entre su estado mental y su salud. La existencia de los cuerpos de energía sutil que penetran su ser añade capas de misterio y significado a su vehículo físico. Su poderosa mente le ayuda a descubrir y tejer estas complejas relaciones en una unidad con alma.


EL TERRITORIO DE VIRGO


SALUD

Virgo nos enseña sobre la salud y la interconexión entre nuestro bienestar físico, nuestra mente y nuestras emociones. La salud del cuerpo es un factor integral para la integración de la mente, las emociones y el establecimiento de un sentido consolidado de ser que puede funcionar de forma apropiada y agraciada en el mundo. La enfermedad y mala salud a menudo motivan y de hecho obligan a Virgo a explorar la interconexión entre mente, cuerpo y espíritu. Solamente a través de su síntesis conciente alcanzamos una salud óptima.


INTEGRACIÓN

Virgo es autónoma e integra dentro de sí misma. Alcanza este estado de conciencia a través de la integración o síntesis de los varios aspectos de su psique, sus emociones y cuerpo y a la vez con su entorno físico también. Virgo nos demuestra que nuestra propia integridad es un requisito previo para tener relaciones de éxito (porque ella no los necesita) y una interacción significativa con el mundo (porque humildemente ofrece quién es sin complicaciones, obligaciones ni demandas de reconocimiento). El secreto de Virgo para obtener el éxito es el desapego a través de la autonomía.


RITMO, RITUAL Y ORDEN

La necesidad de tener seguridades, representada por Tauro, y la necesidad de alcanzar metas, simbolizada por Capricornio están ampliamente reconocidas en nuestra cultura. A pesar de ello, a la necesidad de rituales y ritmo, simbolizados por Virgo, no le es dada la misma importancia. Virgo nos enseña que un ordenamiento cuidadoso y metódico de nuestro entorno externo es necesario para un entorno interior claro y sin confusiones. El caos externo siempre produce un impacto en nuestro estado de ser interno. La falta de orden y ritmo tanto en nuestra vida interna como la externa alimenta miedos y sentimientos de inadecuadicidad. Una disciplina con propósito y una rutina que aporte significado a nuestras vidas diarias apadrinan un alineamiento interno y una pacífica tranquilidad interior.

Virgo resalta la importancia de reconocer y cultivar el balance interior y exterior. La necesidad compulsiva de orden y estructura puede ser un temeroso intento de sustituir la alineación exterior por la interior. A pesar de ello lo primero puede promover lo último.

El Feng Shui o el Arte Chino de la colocación en nuestro hogar, trabajo y entorno físico es un arte externo que crea orden interno, cambio y paz. El Feng Shui nos enseña cómo crear un espacio sagrado en nuestro entorno físico. La intención es la de optimizar la energía en nuestro hogar u oficina. En el proceso nuestro entorno actúa como un vórtice de energía, el cual promueve nuestra paz interior, facilita nuestras interacciones con el mundo y comunica con el universo[8].


TRABAJO

Virgo nos ayuda a entender y dar un significado más profundo a nuestro trabajo. El trabajo no solo es una tarea que la permita pagar sus recibos y justificar su existencia. Es a través de su trabajo y entorno laboral que Virgo se purifica y se prepara para el mundo. Para Virgo, el trabajo es un ritual y un camino. Las frustraciones, desengaños y limitaciones en su entorno laboral obligan a Virgo a buscar un significado más profundo en los continuos desafíos a los que se enfrenta diariamente.


SERVICIO

Uno de los desafíos y obsequios de Virgo es encarnar el concepto de servicio o seva. El camino de Virgo inevitablemente la sumerge en trabajos donde se ve atrapada en rutinas descerebradas y sin sentido. Por supuesto, hay una lección que aprender. Dentro de cada situación hay un ritmo a la rutina que la alinea con la energía del grupo al cual pertenece. El camino de Virgo consiste en descubrir el orden oculto de la conciencia de grupo en la monotonía (ceremonia) del trabajo repetitivo. En el ritmo de alineación con el grupo es donde puede experimentar serenidad interior y paz.

Sin esta alineación con la energía de grupo, el servicio es degradado y realizar tareas de lacayo para otros. Incluso la idea de "buenos trabajos" no captura la verdadera esencia del servicio o seva, el cual es encarnado por Virgo. El servicio en su forma más pura es una expresión innata del ser interior de cada uno. Más bien es un estado de conciencia que un acto planificado o realizado. Es hecho con una actitud de humildad, no subordinación.

Lo que los caminos espirituales llaman seva es el resultado de la integración interior. Cuando uno ya no está preocupado con reconciliar los componentes en conflicto de la naturaleza humana, florece la flor del individuo. Una vez que nuestro cuerpo, emociones y mente están equilibrados, uno intuitivamente se hace conciente del propósito de su vida y cómo nuestra psique interior puede servir el bien común. Virgo nos enseña que la sintonización interior alcanzada a través de un ordenamiento ritual de la personalidad y entorno nos ayuda a encontrar nuestra misión y dirección en la vida y ofrecérselo al mundo[9].

Virgo enseña que seva sirva tanto al individuo como al grupo. Sirve al individuo porque es lo que él o ella vino a hacer aquí. Es el camino de su destino y el propósito de su vida. Es la singular contribución que sólo esa persona puede realizar. Es nuestro obsequio a la humanidad que se perderá para siempre si la persona singular no la realiza. En el proceso de realizar nuestra contribución, nos realizamos a nosotros mismos y realizamos necesidades críticas del colectivo.

continuará...


Para seguir leyendo:


[1] "Saturn: A New Look at an Old Devil", Liz Green, Samuel Weiser Inc., York Beach, Maine 1976, p. 41
[2] Ibidem
[3] Green, p. 42.
[4] "Soul-Centered Astrology", Alan Oken, The Crossing Press, Freedom, CA, 1990 p. 194-195
[5] Oken, p. 193-195.
[6] Oken, p. 196.
[7] Oken, p. 108.
[8] "Sacred Space", por Denise Linn, Ballantine Wellspring, p. 1-10
[9] Green, p. 44.