domingo, 20 de mayo de 2012

BHAKTI YOGA

BHAKTI YOGA O
YOGA DE LA DEVOCIÓN O DEL AMOR



El bhakti yoga es el yoga devocional.

La palabra Bhakti proviene de la raíz bhaja  que significa “adorar, servir, amar, ser devoto” por lo que el Bhakti Yoga se conoce como el camino de la devoción, o el yoga de la devoción espiritual y entraría dentro de las ramas del yoga menos conocidas y menos practicadas.

En el Bhakti Yoga, que se conoce también como el yoga del amor divino y de la emoción religiosa, se practica una exclusiva e intensa adhesión a un objeto amado, nishtha, sin la cual ningún amor verdadero puede desarrollarse. Su práctica comienza, continúa y acaba siempre en el amor, convirtiendo las emociones en devoción. El Bhakti Yoga se sirve del sentimiento devocional como instrumento de elevación de la consciencia y auto realización.

Según el rishi (sabio, pensador) Nárada, Bhakti es un amor intenso por Dios. Cuando un hombre lo alcanza, ama a todos los seres y no odia a ninguno; queda satisfecho para siempre. Este amor no puede ser reducido a ningún beneficio terrenal porque, mientras perduran los deseos mundanos, esta clase de amor no llega. El Bhakti encierra en sí su propia satisfacción, sus propios medios y su propio fin.

El practicante de Bhakti Yoga considera a Dios presente en cada persona o Ser sensible. Esta basado en la doctrina" Amar es Dios y Dios es Amor".



En Bhakti Yoga, el practicante es siempre un devoto, un amante, y lo divino es lo amado. Un practicante de Bhakti Yoga se llama un bhakta ("Partaker") o devoto.

Los bhakta encuentran el más elevado sentido a su existencia en la búsqueda de lo Divino y en la entrega al mismo. Lo Divino puede ser Dios, la Madre, la naturaleza, la humanidad, el Todo, el Uno, el Alma Cósmica, la Conciencia, lo Absoluto.

Sri Krishna habló sobre bhakti yoga en el Bhagavad Gita 5.000 años atrás, en donde declara: 


De aquél que Me percibe en todas partes
y que todo lo percibe en mí,
de aquél yo no me alejo
y él no se aleja de mí (6.30)

El verdadero bhakta se guía por el sentimiento de unidad, pues yoga también es unión: la del principio individual con el cósmico, la del yo real con el Ser.

El Bhakti Yoga, como camino del amor puro y de la devoción absoluta, es un yoga muy ritual y contemplativo. Hay una devoción de orden inferior y una más refinada de orden superior, dependiendo del grado de evolución espiritual del devoto. La devoción inferior se denomina vaidhi, y se basa en los rituales y ceremoniales externos; la segunda, mukhya, se encuentra más allá de las formas y de los hombres. Mediante el adiestramiento bhakti yóguico y espiritual, gradualmente se va trascendiendo de una a la otra. No hace gran énfasis a las respiraciones ni asanas (posturas físicas), sino en actos de culto, de devoción y de servicio.

En palabras de Swami Niranjanananda Saraswati “Para convertirse en un bhakta la primera condición es superar la mentalidad dual. Cuando eres capaz de ver la unidad en todo, cuando eres capaz de ver la naturaleza interna de todos los seres, ese es el primer logro de bhakti yoga. El  segundo y tercer logro son simpatía y compasión para todos. El cuarto es superar la naturaleza egoísta, la arrogancia y la rigidez del ego y desarrollar el carácter desinteresado”.


El temperamento bhakti busca sobre todo desarrollar una relación directa, intensa y personal con lo Divino (o simplemente con la vida; el bhakti no necesariamente necesita la presencia de Dios). Los practicantes de Bhakti Yoga creen que un Ser Supremo trasciende sus vidas y se sienten inclinados a conectar o incluso disolverse completamente en tal ser mediante actos devocionales. En Bhakti Yoga la fuerza emocional del ser humano es purificada y canalizada hacia lo Divino.

Para Swami Niranjanananda Saraswati, la definición más clara de Bhakti Yoga se encuentra en el duodécimo capítulo del Bhagavad Gita . Ya que el camino del Bhakti Yoga es el camino de la transformación interior.
En  sus palabras :
“Bhakti yoga significa mejorar la calidad de vida, el comportamiento y patrones de pensamiento, para mejorar  la capacidad creativa. Por lo tanto, bhakti yoga es el yoga de transformación interior. Es el yoga de sublimar la naturaleza bruta y alcanzar la naturaleza satvica y armoniosa.

El Vedanta dice que hay un sol, pero el reflejo del sol en muchos lagos será diferente. De la misma manera, Dios es uno, pero el reflejo de Dios en cada ser es diferente. En diez personas habrá diez diferentes reflexiones del mismo gran espíritu. Con bhakti yoga se desarrolla la capacidad de ver la existencia de ese espíritu en todo el mundo.

Ahora, cuando nos fijamos en una persona, puede ver la belleza o la fealdad, no sólo físicamente. Pero cuando eres capaz de ver la chispa de la divinidad en cada uno de ellos, ya no se centran en el cuerpo, color, edad, género, mente, cultura o religión. Lo que se percibe es la chispa del espíritu divino.

Con Dios, también hay percepciones diferentes. Puede experimentar a Dios en forma de paz en cada ser. Puede experimentar a Dios en cada uno de ellos en la forma de jyoti o llama luminosa. Puede ver la calidad de Cristo en cada persona. Puede ver la calidad de Devi en cada uno y conectar con eso. Es una experiencia de vida. Este es el síntoma de un siddha, una persona que vive la vida yóguica.”

Los Nueve principios del Bhakti Yoga

El sindhu ‘Bhakti-rasamrita-sindhu' (Los textos sagrados hindúes escritos por el maestro, el poeta, y filósofo Rupa Gosvami) nombra las nueve actividades primarias de bhakti, con la instrucción de que siguiendo todas, o sólo una de estas actividades perfectamente, el practicante devoto puede lograr el amor puro de Dios:
  • Sravana. Es el término sánscrito para el escuchar los poemas o las historias acerca de las virtudes de Dios y sus actos poderosos. Sravana Bhakti no puede ser practicado aislado, el partidario debe oír las historias de un maestro sabio, y buscar el compañerismo de personas santas.
  • Kirtana. Se refiere a cantar o elogiar a Dios. Ram Dass ha dicho de esta forma de bhakti "Cuando usted está enamorado de Dios, solo su Nombre trae gran alegría".
  • Smarana. Es el recuerdo de Dios siempre, o mantener a Dios primero en el conocimiento. Dios siempre presente.
  • Padasevana. Esta forma de bhakti yoga expresa amor hacia Dios por medio del servicio a otros, especialmente el enfermo.
  • Archana. Se refiere a venerar a Dios por imágenes externas como iconos o imágenes religiosas, o por imágenes mentales internas. El propósito de archana es de purificar el corazón a través del amor de Dios.
  • Vandana. Se refiere a la oración y la postración (con la cara hacia abajo en el suelo y los brazos extendidos). Esta forma de bhakti yoga es pensada para limitar la auto-absorción y auto-centramiento.
  • Dasya. En el dasya bhakti, el devoto se considera como el sirviente de Dios, llevando a cabo los mandamientos de Dios, meditando en las palabras de Dios, cuidando del enfermo y del pobre, y ayudando a limpiar o reparar edificios o lugares sagrados.
  • Sakha bhava. Esta forma de bhakti yoga cultiva la amistad-amor hacia Dios—adorar a Dios como un miembro de una familia o un querido amigo, y de la delicia en el compañerismo con Dios.
  • Atma nivedana. Se refiere a una completa rendición a Dios.
Estos nueve principios de devoción son descritos para ayudar al devoto a estar en constante contacto con Dios. Los procesos de japa y meditación interna en el devoto que eligen una forma de la deidad (ishta deva) son especialmente populares en la mayoría de las escuelas de la bhakti.

Ahora bien, el Bhakti Yoga no está ligado con ninguna religión, es totalmente adogmático y suprarreligioso. Es místico y espiritual, y apela, por un lado, a la ética genuina o virtud y, por otro, a la experiencia meditacional y la transformación interna, que requiere también una erradicación de los pensamientos dispersos y de las emociones insanas.

La función del Bhakti Yoga es enseñar al practicante a ir más allá de las teorías y a ver a Dios en todas las cosas. Sobre todo el Bhakti Yoga entrena al hombre para transmutar sus emociones negativas. En el Bhakti Yoga la meditación es esencial para acrecentar la capacidad mental, el despertar del alma y, en definitiva, el valor de la humildad en la devoción. Trabaja con la meditación en el ser o la meditación del silencio, las obras compasivas y los sentimientos de entrega incondicional, la recitación del mantra o nombre de la deidad (japa) y la plegaria consciente. Se realizan sesiones de cánticos (kirtan) El canto es el medio de purificación, capaz de conducir la mente y liberarla de la ansiedad. Entre otros mantras se recita el Maha Mantra, el gran mantra:


Hare Krishna Hare Krishna,
Krishna Krishna, Hare Hare,
Hare Rama Hare Rama,
Rama Rama, Hare Hare

Aunque el Bhakti Yoga se desarrolla dentro de la cultura hindú, parte de su belleza es que resulta accesible a cualquiera, independientemente de su religión o desarrollo espiritual, porque el aspirante es libre de establecer una relación con Dios de cualquier forma que encuentre atractiva. Además, satisface el deseo original inherente en el alma de todos los seres, la necesidad de amar. El Bhakti Yoga satisface este impulso dentro de un contexto espiritual, permitiendo cultivar el amor y la devoción de una manera saludable.   
En ciertos aspectos el Bhakti Yoga se aproxima al Karma Yoga (el Yoga de la acción), ya que éste también busca la unión con Dios aunque, en primer lugar, a través de las acciones nobles y la actividad correcta y, en segundo término, mediante la acción meditativa. La diferencia es muy sutil ya que ambos tipos de practicantes dedican sus actividades al Absoluto.  De este camino del yoga hablaremos más adelante, en otra de las entradas.

SAT NAM