martes, 4 de septiembre de 2012

GURU AMAR DAS


Continuando con las entradas sobre el Sijismo, hoy hablaremos del tercer Gurú de sus 10 gurús:

GURU AMAR DAS (1479-1574)


También es conocido como ‘el Guru anciano’ porque tenía unos 70 años cuando se sentó en el asiento del Guru. Antes de eso, mostró servicio desinteresado al segundo Guru, Gurú Angad permaneciendo a su servicio unos 20 años. Su tarea consistía en caminar unas 5 millas cada día con un cántaro para buscar agua para el baño y la limpieza diaria del Guru. Se dice que no falló ningún día.

Se convirtió en su discípulo en 1540 a la edad de sesenta y un años. En los posteriores veinte años, su devoción y su espíritu de servicio nunca decayeron. Numerosos ejemplos de su dedicación fueron registrados. Quizá uno de los más cruciales, relata la ocasión en que, en una noche de tormenta, Amar Das, como era rutina suya, llevaba un recipiente para su Guru, el cual contenía agua del río Beas. Tropezó en la oscuridad, pero no permitió que el agua se derramara. El ruido llamó la atención de una señora que dormía en una cabaña cercana. Ella se quejó, diciendo que de seguro se trataba de Amru nithavan (sin techo). Cuando el incidente fue puesto a conocimiento del Guru, él consideró que más que un “sin techo”, su seguidor debería ser un “hogar para los sin techo”.

En ese periodo de tiempo, Gurú Angad, de una manera similar a su propio caso, eligió a Amar Das como su sucesor, solicitando a Bhai Buddha que lo proclame como el siguiente Guru. Guru Angad murió el 29 de marzo de 1552 y Amar Das se convirtió en Nanak III a la edad de setenta años.

Guru Amar Das trasladó su sede a Goindval, un pueblo que él había ayudado a establecer. El lugar estaba ubicado en el margen derecho del río Beas, en el brazo principal que corría desde Lahore a Delhi. Este tramo se convirtió en el primer lugar de peregrinaje para los Sikhs. El tercer Guru fue llamado a dirigir una multitud de creyentes, la cual estaba razonablemente bien organizada e iba en incremento. Asumió su tarea con humildad y dedicación. Él había elegido en una edad madura convertirse en un seguidor de Guru Angad, embebiéndose del conocimiento del fundador de la fe. Su propia contribución fue importante.

Tomó sus responsabilidades con un modesto fervor. Predicó diariamente a su congregación, tomando importantes iniciativas que rápidamente produjeron grandes efectos. Sus sermones contenían un lenguaje simple; utilizaba ejemplos relacionados con las experiencias comunes a todas las personas que constituían su audiencia. Al mismo tiempo, perseguía objetivos sociales y políticos, los cuales tenían como fin último beneficiar a la gente y fortalecer a la fe.

El guru ka langar (comedor gratuito) adquirió más reconocimiento. De hecho, en cierta medida, fue institucionalizado. Fue un método efectivo para fomentar y enfatizar en la igualdad y unidad de los seres humanos. A todo aquel que deseaba tener una cita con el Guru se le decía: “pehle pangat, pichhe sangat” – “primero siéntate y come; luego el encuentro”. Se dice que una vez, mientras el emperador Akbar estuvo recorriendo la región, deseó ver al Guru. Le dijeron que primero tenía que comer en el langar.

Guru Amar Das siguió los pasos de sus antecesores, a efectos de reformar las prácticas sociales. Modificó ceremoniales de nacimiento, en los casamientos y en los servicios fúnebres se empezó a utilizar el shahads de los Gurus. A la gente le puso feliz el hecho de que al fin pudo comprender el lenguaje de tales ceremonias. Dicha situación encolerizó a los pandits (conocedores de la religión y de forma profunda de la lengua sánscrita), ya que la demanda de sus servicios disminuyó considerablemente. El Guru condenó la práctica del sati (la inmolación de una viuda) entre sus seguidores, rechazando el purdah (la imposición del velo a la mujer), promoviendo la monogamia, el matrimonio entre personas de distintas castas, el matrimonio de las viudas; todo en un tiempo en que pululaban las prácticas radicales.

Por lo que en los 20 años que estuvo como Guru, hizo muchas reformas sociales sobre todo en lo que respecta a los derechos de las mujeres.
Guru Amar Das, se casó en el año 1502 y tuvo dos hijos, Mohan y Mohri, y dos hijas, Dani y Bhani.

Bhani, su hija más joven, nació en el año 1535. Fue muy querida por su padre, convirtiéndose en una devota suya. Se casó con Bhai Jetha, (Guru Ramdas) un seguidor del guru que tempranamente llegó a Goindwal. Ella le dio tres hijos: Prithi Chand, Mahadev y Arjan. Se cuenta que una mañana, cuando su padre estaba por sentarse en un chowki (una butaca pequeña) para empezar a meditar, ella notó que una de las patas estaba rota. Decididamente, colocó la palma de una de sus manos en el punto exacto como para lograr que la silla estuviera estable para su padre y estoicamente soportó el dolor. Cuando él se levantó, vio la sangre en el suelo y la herida en la mano de ella. El hombre se emocionó enormemente, bendiciéndola y ofreciéndole un obsequio, una graficación por su acto. Se dice que ella le pidió que en los futuros Gurus provinieran únicamente de su familia. Aunque sorprendido por aquel inesperado requerimiento, al haber dado su palabra, el Guru no pudo más que consentir. Este incidente aislado afectó el futuro desarrollo de la fe Sikh.

En 1559, Guru Amar Das tenía un baoli (es un pozo escalonado, consistente en un pozo para la toma de agua del subsuelo, al que se accede a través de una larga escalinata subterránea) construido en Goindwal. Estaba a ochenta y cuatro pasos descendiendo del nivel de agua. En el Antiguo Hindú, a los alumnos se les enseñaba que existen ochocientas cuarenta mil formas de vida a través de las cuales un alma debe transitar antes del renacimiento como ser humano, para luego alcanzar el moksha (la liberación). Esto forma parte de la creencia kármica Hindú. Muchos devotos, peregrinando a Goindwal, se sumergieron en el baoli ochenta y cuatro veces, intercalando cada inmersión con la recitación del Japji. Muchos Sikhs entendieron estos actos como devotos, otros entendieron que habría de mitigar la severidad del futuro ciclo del renacimiento.

Como una medida para organizar e incrementar seguidores, y expandirse geográficamente, el Guru estableció veintidós Manjis (literalmente, camas, se refiere a los catres de madera en la que el sangatia sikh se sentaban a enseñar las doctrinas y principios Sikhi) cada una de las cuales él puso a cargo de un masand (un representante), el cual era un devoto Sikh. El Sistema de Manji junto con el Sistema de Piri, fueron innovadores sistemas establecidos en Goindwal para difundir a través de Sikhi Punjab y la India en virtud de un método lógico y bien planificado de administración. Veintidós Gursikhs devotos de todos los hombres nobles y piadosos y mujeres (llamadas sangatia o masands) fueron nombrados por el Gurú Amar Das a difundir el mensaje de Guru Nanak y ofrecer orientación espiritual y mantener la Sangat (congregación) en contacto con el mensaje de Guru Nanak. Cada Manji fue también responsable de las contribuciones de cada Sangat (la Dasvand), lo que hicieron en señal de su reverencia al Gurú. Las contribuciones de los sikhs fueron utilizados para el langar, (la cocina comunitaria) y después para atender a los gastos de los capítulos locales, el excedente debía ser transmitido a golak del Gurú (el pecho de la comunidad) en Goindwal.

Guru Amar Das compuso el más sublime y conmovedor poema, escrito en un lenguaje simple y a través de una metáfora fácil de comprender. En 1554, cuando finalizaba el panegírico al Señor de Raag Ramkali (página 917 del Adi Granth) el cual consistía en cuarenta versos, recibió la noticia del nacimiento de un nieto. Él llamó al bebé Anand, mismo nombre del texto. Esta composición está entre la más familiar de las hanis del Adi Granth (libro sagrado de los Sikhs), y se hizo de rigor recitarla en una versión abreviada (los primeros cinco versos y el final) en todas las ceremonias Sikhs. En conjunto, 907 de sus shahads están incluidos en el Adi Granth. Los veintidós años que él dedico al cuidado de la fe Sikh representa una fase definitiva de consolidación y construcción.

Entre los seguidores más queridos del Guru había un joven huérfano que desde pequeño vivía con él. Más tarde, Guru Amar Das le hizo su yerno y cuando llegó el momento antes de su muerte, el 01 de septiembre de 1574, le nombró su sucesor, pasando a ser el cuarto gurú: Guru Ramdas, del cual hablaremos en la próxima entrada.



También te puede interesar: