jueves, 13 de diciembre de 2012

¿QUÉ SON LOS CHAKRAS?

Hoy compartimos un escrito de uno de nuestros colaboradores y amigos, Pierre Wappenhans, con quien hacemos nuestros intensivos, y que además comparte un hermoso trabajo de sanación en adhara, El Taller de chakras.
¡Que lo disfrutes!



¿QUÉ SON LOS CHAKRAS?



“Los chakras son los astros de nuestro universo interior”.

Para comprender bien qué es un chakra hemos de partir de la naturaleza multidimensional del ser humano y del universo.

Nosotros tenemos un cuerpo, el cuerpo es una manifestación concreta de la energía, la energía asociada a la materia. Pero a esta realidad tangible, perceptible a nuestros ojos, se superpone otra realidad, no perceptible con los sentidos comunes sino con otros sentidos más sutiles (intuición, percepción sutil.)

Dicho de otro modo, tenemos un cuerpo físico y a la vez tenemos un cuerpo sutil o etérico. El cuerpo etérico no es visible  a nuestros ojos pero es un cuerpo que tiene su propia anatomía. Si lo pudiéramos dibujar veríamos que guarda muchas semejanzas con nuestro cuerpo físico: Un poco más grande que éste, tiene “venas”  y “nervios”(los canales de energía o nadis.) y órganos (los chakras.)  Dicho de otra manera, los chakras son los órganos de nuestro cuerpo sutil. Son como ciudades en donde convergen las “carreteras” que son nuestros nadis. Cada chakra tiene una función determinada.


Chakras y nadis


Chakra significa rueda. Esto significa que cuando los podemos percibir o sentirnos damos cuenta que es una forma energética que gira.

El cuerpo etérico se asemeja a una galaxia. Tiene puntos de luz (estrellas y planetas) y mucho vacío. Los chakras son los planetas de nuestra galaxia interior. Para una perfecta armonía de todo el sistema cada planeta de esta galaxia ha de hacer su propio movimiento, y estar en su lugar. Esta armonía de este sistema es el que da al ser humano la salud a todos los niveles y la consciencia de unidad y totalidad. Basta que un solo chakra dejara de girar para que todo el sistema se desequilibre e incluso muera.

Los chakras se sitúan en un eje vertical que va desde la base de nuestra columna, la zona perineal hasta la corona. Están unidos por tres canales: el canal central o sushumna, que es como una gran autopista que une cada uno de los chakras y dos canales laterales que se entrecruzan en cada chakra, a modo de trenza: ida y pingala. Ida es portador de una energía yang, masculina, solar y pingala una energía yin, femenina, lunar.


Chakras, ida, pingala y sushumna.

La función básica de los chakras es la de absorber la energía del universo, transformarla y emitir las siete manifestaciones básicas del ser humano: física, sexual, acción, amor, creatividad, mente y consciencia.

Adaptan la energía del universo a nuestro ser. Nos permiten vivir como seres individuales integrados con el ser universal.

Los chakras que más absorben energía son el primero (chakra base) y el séptimo (chakra corona.) El primer chakra absorbe las energías más densas relacionadas con la materia y el cuerpo el séptimo las energías más sutiles (luz, espíritu, energía cósmica, celeste, solar o espiritual) La energía del primer chakra asciende por sushumna y nutre todos los demás chakras. La energía del séptimo chakra desciende por sushumna  y a su vez nutre cada uno de ellos. Por lo tanto cada chakra, del segundo al sexto está expuesto a la energía ascendente del primero y a la energía descendente del séptimo. De este cruce de energías en direcciones opuestas sucede el giro propio de cada chakra.

El hombre es el mediador de ambas energías y las absorbe a través de todos sus chakras y principalmente a través del primero y del séptimo. Estos dos constituyen la principal entrada de energía en el cuerpo.

Cuando sometemos una rueda a dos fuerzas opuestas en dos puntos diferentes ésta se pone a girar. Éste es el efecto producido por las fuerzas telúricas y celestes en un chakra.
Así podemos decir que la energía propia de cada chakra está formada por una “mezcla” en diferentes proporciones de la energía telúrica y de la celeste. En los chakras inferiores predomina la  energía telúrica y en superiores la celeste.

Al empezar a girar el chakra emite la energía de su propia frecuencia.
Las frecuencias vibratorias de los chakras forman un espectro energético que va de la vibración más densa (primer chakra), hasta la vibración más sutil (séptimo.)

Además de los siete principales (órganos principales) hay muchos chakras menores. Éstos suelen ser  secundarios a un chakra principal. Se han contabilizado 21. Ejemplos: punto central de las palmas de las manos, conectados con chakra corazón; punto central de la planta de los pies, conectado con el primer chakra. Cada chakra principal tiene dos chakras secundarios a ambos lados. El de la derecha corresponde a la función más Yang/masculina del chakra y el situado a la izquierda a la función más yin/femenino.

A su vez el giro de cada chakra principal crea dos vórtices de energía: uno de ellos está proyectado desde la columna hacia delante y otro hacia atrás (hacia la espalda.)

El primer chakra y el séptimo tienen un solo vórtice (ver figura.)

Los chakras y sus vórtices anterior y posterior.
 


Hay también chakras diminutos, correspondientes a los puntos de acupuntura, cuya activación (con agujas, calor o incluso color (cromopuntura) produce un efecto  muy específico en nuestra salud.


Armonía y desarmonías en nuestros chakras

Cuando un chakra está funcionando adecuadamente, gira a alta velocidad, como cualquier astro. Es como un astro en la constelación que es nuestro propio cuerpo.

Para la perfecta armonía de nuestro ser es preciso que cada uno gire a su propia velocidad.

Las circunstancias de nuestras vidas (traumas), generan sentimientos o pensamientos que inhiben o bloquean el libre fluir del chakra y su giro natural.

Al igual como en una familia, cuando un miembro de ésta se inhibe o se excluye, ello crea una alteración en la armonía de todo el sistema. (Esto se puede ver con la terapia sistémica aplicada a los chakras.) Ejemplo: la energía sexual –segundo chakra- se inhibe por mensajes negativos recibidos en el pasado. No fluye hacia el exterior, entonces “invade” otros chakras como por ejemplo el sexto (apareciendo ideas obsesivas), el tercero (apareciendo tendencias a abusar del poder, afán de dominio, etc.).




También te puede interesar: