domingo, 20 de enero de 2013

5to Guru del sijismo GURU ARJAN DEV



Continuando con las entradas sobre el Sijismo, hoy hablaremos sobre el quinto Gurú de sus 10 gurús:

GURU ARJAN DEV (1563-1606)

Guru Arjan Dev era el hijo menor de Guru Ram Das y Mata Bhani, nació en Goindwal el 15 de Abril de 1563. En 1579 Guru Arjan se casó con Ganga Devi, hija de Krishan Chand.
Con él comenzó la que hoy se considera “segunda etapa” de la historia del sijismo.

Arjan Dev fue nombrado sucesor de su padre Guru Ram Das en 1581. Guru Arjan se fue de Goindwal hacia Ramdaspur (Amritsar) para terminar el trabajo comenzado por su padre y para alejarse de su celoso hermano Prithi Chand. Guru Arjan Dev terminó los dos tanques de Santoksar y Amritsar y comenzó la expansión de Ramdaspur.

Ya de joven era muy dotado y de gran fuerza espiritual, la mayoría de los versos en el libro sagrado son suyos.  Sus contribuciones principales fueron: que recopiló los versos de todos los Gurus anteriores así como los suyos y los puso en un libro sobre las cuales está basado el Adi Granth (libro sagrado del sijismo). Es de destacar que también incluyó en el libro los versos de otros santos hindúes y musulamanes. Concluyó el ‘Hari Mandir’ (el templo de Dios) que ahora se conoce como el Templo Dorado de Amritsar, India. Fue el primer gurú en desempeñarse como jefe espiritual temporal del sijismo, hizo crecer Amritsar como un centro comercial y amplió los esfuerzos misioneros.

El Guru ordenó que el Harimandir Sahib (Templo Dorado) se construyera en medio del tanque de Amritsar. Todos los Sijs quisieron que esa construcción fuera la más alta del nuevo pueblo. Guru Arjan, sin embargo sintió que debía ser de otra manera. Recordó a sus seguidores que la humildad es una gran virtud y el templo se construyó en un lugar lo más bajo que las tierras colindantes.

Al contrario de la creencia musulmana, de que la casa de Dios está en el oeste, y de la creencia hindú, en donde se dice que está en el este, por donde se levanta el sol, el Harimandir Sahib tiene entradas en los cuatro lados. Algunos mantenían la creencia que las cuatro puertas representaban la igualdad, y la posibilidad del acceso a la Casa de Dios de las cuatro (varnas) Castas Hindú: brahman, sudras, vaishas y khshatriyas. Guru Arjan Dev exclamó al respecto; "Mi fe es para la gente de todas las castas y credos, por lo tanto, desde cualquier dirección que vengan ellos, podrán entrar."

Bajo su liderazgo, hubo muchas familias agrícolas influyentes, así como las comunidades ‘jats’ que se unieron al movimiento sij (Los jats son históricamente una etnia Indo-Aria, nativa del Punyab, Haryana, Himachal Pradesh, Jammu, Uttarakhand, Uttar Pradesh y Rajastán áreas. Originalmente la mayoría de los jats fueron hinduistas. Algunos de estos jats se convirtieron en Islam y  otros al sijismo, como fue el caso de las otras castas y clanes, y ahora se hacen llamar Jat-musulmanes y Jatt sijs respectivamente).
Guru Arjan Dev enseñó a los sijs los valores del sacrificio y de no temer la muerte. De hecho fue el primer mártir de los sijs.

Obtuvo grandes logros en los veinticinco años en que fomentó la fe. Los primeros cinco años los dedicó a culminar proyectos y a recorrer Amritsar y sus alrededores. A donde fuere que fuera, acogía nuevos seguidores.

Para ayudarse a colectar dinero para esos proyectos públicos monumentales, el Guru declaró que todos los Sijs deberían donar el 10% de sus ganancias para caridad. El panth estaba ahora regulado oficialmente; el dasvand (literalmente un décimo o diezmo) – originado en los tiempos de Guru Amar Das y contenido implícitamente en las enseñanzas de Guru Nanak– fue definitivamente formalizado. Todos los Sijs estaban conformes en contribuir, en efectivo o en especies, un décimo de sus ganancias al Guru, a fin de que éstas fueran utilizadas para los proyectos o actividades destinadas al bien de la comunidad. El masands recolectaba las contribuciones y las enviaba a Amritsar. Además de ello, también fueron ofrecidos trabajos voluntarios y realizados en gran número.

Guru Arjan fundó tres nuevas ciudades; Gobindpur (ahora conocida como Hargobindpur) en la margen derecha del río Beas en 1587; Taran Taran, a 23 km. al sur de Amritsar en 1590; y Kartarpur a 15 kms al noroeste de Jalandhar en 1594. Esto es indicativo del crecimiento constante de la fe y de su influencia en la región. Santoshsar, un estanque al norte del actual Templo Dorado, en Amritsar, fue construido en 1588. En ese mismo año – el 12 de diciembre – el Guru invitó a Hazrat Mian Mir, una reconocida divinidad Sufita, a la fundación del Harimandir, en el interior del complejo.

Para ese entonces, la animosidad de su hermano mayor Prithi Chand, aunque existente y manifiesta, había en cierta medida disminuido. Quizá Prithi Chand presumía que, como su hermano menor no tenía hijos, la sucesión podría recaer en el suyo, Meherban. La situación cambió dramáticamente cuando, después de dieciséis años de matrimonio, Arjan tuvo un hijo con su esposa, Mata Ganta. En 1595, Prithi Chand montó en cólera y se volvió más hostil. Entró en complicidad con un administrador general Mongol, a fin de desacreditar al Guru e impedir que se cumplieran sus cometidos. Si bien no alcanzó sus terribles propósitos, no escatimó en esfuerzos por engatusar a la comunidad y ponerla en contra del Guru, su hermano. Prithi Chand, a su vez, realizó numerosos atentados en contra del hijo de su hermano, tratando de envenenarlo. Afortunadamente no alcanzó sus terribles fines, aunque se mantuvo obstinadamente en el intento.

El Guru tuvo noticias de que su hermano estaba compilando una selección de versos, entre los cuales se encontraban textos del propio Arjan; afirmando que las obras eran de su autoría. Ante tal situación, el Guru se abocó en la tarea de consolidar el bani de los Gurus en un único volumen, ideando una manera específica y metódica para el efecto. Primeramente, él persuadió a su tío, Baba Mohan, para que le otorgará la colección de escritos de los primeros tres Gurus, la cual se encontraba en Goindwal. A su vez, envió emisarios a distintos lugares para la recolección de los textos de los primeros Gurus, en posesión de distintos Sijs. Entre los textos recolectados se encontraron las composiciones de su propio padre, el cual fue un inspirado y prolífico poeta. En esa labor trascendental, fueron rejuntados textos de numerosos hombres sagrados, sin importar su origen. De esta manera se inició su proyecto.

Sentado al costado del Ramsar, una piscina cercana a Harimandir, desarrolló los dictados a Bhai Gurdas. El Guru escribió el Mulmantra, el prólogo a las Jap de Guru Nanak. El resto fue escrito por Bhai Gurdas, a indicaciones del Guru. El volumen contiene 5751 shabads, 4829 compuestos por los cinco primeros Gurus, incluyendo 2312 de su autoría, 789 por bhaktas (devotos) e igualmente, por otros hombres sagrados. Luego de pasar por la disciplina y el rigor de técnicas de escritura, el objetivo fue alcanzado. Como epílogo, el Guru compuso el Mundavni (Adi Granth, p. 1429). Las líneas iniciales son:

En esta bandeja hay tres cosas:
la verdad, la satisfacción y la contemplación
También está el néctar del Nombre del Maestro
Quien es el Sostén de todo
Todos aquellos que compartan sus anhelos serán liberados




La estupenda antología fue terminada, y el libro fue ceremoniosamente presentado en el Harimandir el 16 de agosto de 1604. Guru Arjan Dev se sentó en un nivel más bajo e instruyó a todos los Sikhs para que se postraran ante el libro, no como un ídolo, sino como el libro en donde estaba plasmada la inspiración que instruía a los hombres vivos en los caminos de Dios y a una vida secular.

Baba Buddha fue nombrado el primer Granthi (Guardián) del libro. Guru Arjan Dev indicó que, al contrario de las escrituras hindúes, el Pothi Sahib podía ser abierto y leído por cualquier persona de cualquier casta creencia, credo o sexo. De esta manera, y de manera definitiva y perenne, los Sijs tuvieron unas escrituras enteramente propias. La copia original de este libro aún existe.
Guru Arjan fue un prolífico poeta y escritor de himnos, con una sensibilidad fuera de lo común. Sus composiciones tenían la cualidad de la belleza sublime y de la profunda espiritualidad. Al mismo tiempo, las figuras y las metáforas, las frases y la imaginación, eran expresadas en un lenguaje simple, el cual podía ser asimilado tanto por hombres sencillos como por ilustrados, por el comerciante y por el artesano, por el rico y el pobre.

La épica composición del Guru, Sukhmani (literalmente: sukh: bendición; mani: a la mente) contiene cuarenta y cuatro cantos de ocho versos, de cinco coplas cada uno. El bani exalta al Creador, el cual posee todas las cualidades (satvik: bondad; rajski: energía; tamsik: oscuridad), y a su vez es inmune a ellas. Describe la contemplación del Nombre de Dios (Prahb Naam) como la fuente de bendiciones, e indica la conducta que deben seguir los hombres para aspirar la Gracia de Dios y, finalmente, su realización como seres. Este bani es recitado en su total extensión o por fragmentos, siendo conveniente repetir la mayor cantidad de veces posible.

La nueva fe se había fortalecido con su propia escritura y su manera de vivir. Aunque para aquella época los adeptos Sijs se encontraban preponderantemente en Punjab, también los había en lugares como Agra, Cachemira y Kabul. Esta identidad particular y distintiva fue contemplada en el shabad en Raag Bhairav del Guru Arjan (pág. 1136 del Adi Granth):

Yo no observo las abstenciones del mes del Ramadán
Yo le sirvo a Él únicamente, al Protector final
El maestro para mí es Gosain y Alá al mismo tiempo
Al mismo tiempo estoy libre del Hinduismo y del Islam
No iré a la Ka´aba para el haj
Ni tampoco al tiraths para el puja
No habrá puja para mí, ni tampoco namaz
Sólo a Aquél que no tiene forma adoraré
Nosotros no somos ni hinduistas ni musulmanes
Pertenecemos al Único,
Aquél que es a la vez Alá y Ram.

El texto debería leerse como el desarrollo secuencial de las enseñanzas de Guru Nanak y su evolución durante el trayecto de aprendizaje de sus sucesores.

Su hermano Prithi Chand se quejo con el emperador Akbar de que el Guru había preparado un libro con el que derogaba la naturaleza de los libros hindúes y musulmanes. Al oír esto, Akbar ordenó que se trajera al Guru ante su presencia; Guru Arjan Dev envió al reverente Baba Buddha y a Bhai Gurdas a la corte Mughal con una copia del sagrado Granth. Akbar abrió el Sagrado Libro y el primer himno que leyó fue:

"El Señor infundió Su Luz en el polvo y creó el mundo y el Universo. El cielo, la tierra, los árboles y el agua; todo es creación del Señor. Oh ser humano, cualquier cosa que veas con tus ojos ha de perecer. El mundo consume caparazones muertos, viviendo en la negligencia y en la avaricia. Como un fantasma o una bestia, mata y come los frutos prohibidos de la carne. Así que controla tus impulsos, o de otra forma, serás tomado por el Señor y arrojado a las torturas del infierno. Tus benefactores, tus regalos, tus cortes, tierras y hogares no estarán contigo cuando el mensajero de la muerte te tome. ¿Para qué te servirán entonces? El Puro Señor Dios conoce todo lo que hay en ti. Dice Nanak, recita tu oración para que seas guiado por el verdadero sendero”. (Tilang)

Akbar estuvo satisfecho después de oír eso, ya que siempre había visto a los Gurus Sikh como reformadores sociales y creía en la unidad de Dios y en la hermandad de los hombres. Sin embargo, se acusó a Bhai Gurdas de no haber leído, sino de recitar un himno de memoria; entonces Akbar mandó traer a un Sahib Dyal que pudiera leer Gurmukhi para que apareciera en la corte y abriera una página al azar y leyera para él, lo que leyó fue lo siguiente:

"Tú no vez a Dios, quien vive en tu corazón, y traes un ídolo alrededor de tu cuello. Un no creyente, y te preguntas acerca del porqué y mueres en desilusión. El ídolo que tú llamas Dios, se caerá contigo, el pecador; el bote no te llevará a ti. Nanak dice, he conocido al Guru que me guiará a Dios. Él quien vive en el agua, tierra, en cualquier región y en el firmamento." (Sulhi)
El emperador exclamó: "No veo nada excepto amor y devoción a Dios, no he encontrado ninguna frase que culpe a nadie en este Granth. Es un volumen digno de reverencia."

No solo eso, Akbar quiso ofrecer a Guru Arjan un presente. Guru Arjan, en lugar de esto, pidió al emperador que eximiera a la gente del Punjab de pagar su impuesto anual sobre las tierras ese año. Akbar cumplió graciosamente los deseos del Guru. Esa acción ocasionó que la popularidad de Guru Arjan aumentara.

Así como la fe creció y se desarrolló sostenidamente, de igual manera tuvo su oposición. Preocupados por la popularidad creciente de los sijs, la ortodoxía musulmana más radical buscó la intervención del monarca. 

Pero el 17 de Octubre de 1605 el emperador Akbar murió y lo sucedió Jahangir. Jahangir era una persona de poca moral, amante de los placeres y de la bebida. Dejó muchas de las tareas de la administración de su reino a otros.
Debido a su poca moral, Jahangir, para complacer a los musulmanes ortodoxos, no aprobaría ninguna acción tolerante hacia otras religiones, muy contrario a la actitud de su padre.

Jahangir escribió lo siguiente en sus memorias: "En Goindwal, a las orillas del río Beas, vive un hindú de nombre Arjan. Muchos hindúes e incluso musulmanes inocentes han sido atraídos por él y por su propia religión. Él es llamado Guru. De todas partes llegan peregrinos para ofrecer sus respetos y para poner total confianza en su palabra. Por tres o cuatro generaciones ellos han alarmado este reino. Durante mucho tiempo yo he abrazado el deseo de deshacer ese reinado de falsedad o bien traerlo a él a los brazos del Islam."

Más adelante, Jahangir escribió la manera en que Guru Arjan debía ser presentado ante Mortaza Khan para que éste aplicara la ley que correspondiera. Cuando Guru Arjan recibió los rumores de que debía aparecer ante Jahangir, supo que no era una buena señal; así que declaró a su hijo Hargobind como su sucesor para que fuera instalado como Guru. Sijs prominentes se reunieron y Baba Buddha aplicó la marca de azafrán en la frente de Hargobid, desde entonces fue reconocido como Guru Hargobind (el sexto Guru).

Al llegar a Lahore, Jahangir ordenó que Guru Arjan quitara del Sagrado Granth todas las referencias hechas del Islam y del Hinduismo, a lo cual, por supuesto, el Guru se rehusó. Así que pidió a Murtaza Khan que manejara la situación. Murtaza Khan inmediatamente encarceló al Guru y ordenó que fuera torturado hasta la muerte si no accedía a quitar del Granth esas referencias.
El Guru fue torturado cruelmente, hicieron que se sentara en una plancha de acero caliente y luego pusieron arena caliente sobre su cuerpo. Después fue bañado en agua hirviendo. Guru Arjan tomó todas esas brutalidades con sorprendente calma y serenidad, fue torturado de esta forma por cinco días.
Los torturadores, al ver que el Guru no respondía a esas brutalidades, no supieron qué hacer.

El 30 de Mayo de 1606 ordenaron al Guru que tomara un baño en el río Ravi junto al fuerte Mughal. Miles de sus seguidores miraron al Guru, que apenas podía caminar, hacer el recorrido hasta el río con lágrimas en sus ojos.
Su cuerpo desnudo, estaba cubierto de ampollas, pero Guru Arjan repetía una y otra vez; "Dulce es tu voluntad, oh Dios; el regalo de tu nombre es todo lo que busco".

Entonces el Guru, con suprema calma, entró al río despidiéndose de todos sus seguidores y entonces se fue para siempre.

Ese acto de brutalidad que dio fin a un hombre cuya vida había sido dedicada a Dios, fue tan cruel, que cambió para siempre el curso del Sikh Dharma. Así Guru Arjan fue el primer mártir de los Sikh. Una monoteísta, pacifista y no beligerante filosofía fue condenada a la metamorfosis.


También te puede interesar: