domingo, 20 de octubre de 2013

LOS 4 YUGAS, DE LA COSMOVISIÓN HINDÚ

LOS 4 YUGAS, DE LA COSMOVISIÓN HINDÚ
Una visión del tiempo



Es muy interesante la visión de los antiguos sabios védicos sobre cómo todo lo que vivimos está sujeto a la llamada Rueda del Samsara o a la Rueda de la Existencia. Se dice que los seres humanos somos un microcosmos, del macrocosmos, así que podemos decir que todos nacemos, vivimos y morimos para volver a nacer siempre inmersos en la gran maquinaria celeste, siendo ésta siempre repetitiva, tanto así, que si fuéramos conscientes de todos los sucesos acaecidos anteriormente, seríamos profetas perfectos de los sucesos que van a venir.

En la tradición hinduista, los Yugas son ciclos de tiempo, un yuga (‘era’ en sánscrito) es cada una de las cuatro eras en la que está dividido un majā yuga (‘gran era’ o gran ciclo), que dura 4.320.000 años. El mundo pasa por un continuo ciclo de estas épocas o eras. Cada satya-yuga (la primera de las cuatro eras) se va degradando hasta convertirse en kali-yuga (la última de estas eras); luego viene una etapa de renacimiento que no se describe en las Escrituras, y comienza otro satya-yuga seguida de otra fase descendente y así continuamente.

El descenso de satya-yuga a kali-yuga está asociado a un progresivo deterioro del dharma (‘deber religioso’), manifestado en un decrecimiento en la duración de la vida del ser humano y la calidad de los estándares de la moral humana.

Plantean que cada yuga es una era con características específicas en las que aparecen las encarnaciones de Krishna. Un millar de estos majā yugas equivalen a un día de Brahma, que se denomina kalpa. Esta cosmovisión nos habla que la esperanza de vida de Brahma se encuentra a 100 años de su tiempo (recordando que cada año de Brahma equivale a un millar de majā yugas, ¡Hagamos cuentas!). En cada yuga hay un proceso específico de autorrealización (yuga dharma) del cual hablaremos más adelante.

Ahora bien, hablemos de algunos conceptos interesantes de esta visión del tiempo:

DÍA Y NOCHE CÓSMICO:

El MANVANTARA: Es el período de actividad universal, de manifestación del universo, es el DIA Cósmico, opuesto al pralaya (reposo o disolución). Un manvantara comprende 71 majā yugas, que equivalen a una catorceava parte de la vida del dios Brahmā, 12 000 años de los dioses, o 4.320 millones de años de los humanos Cada uno de esos periodos es presidido por un Manu especial (“Padre de la Humanidad”). Según el hinduismo, ya han pasado seis de estos Manvantaras; el actual es el séptimo, y es presidido por el Manu Vaivasvata. Faltan siete Manvantaras para completar los 14 que conforman una vida completa de Brahmá, el del llamado Manvantara, o “cambio” de Manu.

«Al terminar la Noche de Brahma comienza de nuevo la creación de los tres mundos, que existen durante los períodos de vida de catorce Manus consecutivos (...) Al final del Día, la poderosa manifestación universal se funde en la oscuridad de la Noche, y todo queda en silencio.»          
(Bhagavata Purana 3,11:23,28)

El PRALAYA: es el período de disolución, reposo del universo que sobreviene al fin de un Manvantara. Es un período de ocultación planetario, cósmico o universal; lo opuesto al Manvantara.

El MAHÂ-PRALAYA, Gran Pralaya o Gran Noche cósmica o disolución del Universo en contraposición al Mahâ-Manvantara. Es el período de ocultación o “no actividad” de un planeta. Tiene la misma cantidad de años que el Mahâ-kalpa o Mahâ-Mahamvantara: 311.040,000.000.000, de años. Al llegar la Gran Noche, el Espíritu Universal de Vida, se sumerge entre el Espacio Abstracto Absoluto durante 7 Eternidades.  Es el Pralaya final, la muerte del Cosmos, la reabsorción del universo. En él todas las cosas se resuelven en su original Elemento único; los mismos dioses (Brahmâ, etc.) mueren y desaparecen durante aquella dilatadísima Noche.


Edades dentro de un Manvantara:

En el hinduismo, un kalpa equivale a 4.320 millones de años; que es un único día de Brahma o Manvantara, y está compuesto de los 4 ciclos que forman el ciclo majā yuga, y este a su vez contempla los ciclos de 4 yugas o eras y dependiendo del yuga varía su duración.

Los cuatro yugas, junto con su duración en años terrestres son:

Satya Yuga (edad de oro) =  1.728.000 años / 71,42 = 24.195 años
Treta Yuga (edad de plata) =  1.296.000 años / 71,42 = 18.146 años
Dwapara Yuga (edad de bronce) = 864.000 años / 71,42 = 12.097 años
Kali Yuga (edad de hierro) =  432.000 años / 71,42 = 6.048,62 años
--------------------------------------------------------------
Majā Yuga = 4.320.000 años / 71,42 = 60.486,2 años

Analizando las cifras y convirtiéndolas en porcentajes, el primer periodo es el 40% del ciclo, el segundo es el 30%, el tercero es el 20% y el último es el 10%, es decir que cada ciclo dura un 10% menos que el anterior.

40% Satya Yuga
30% Treta Yuga
20% Dwapara Yuga
10% Kali Yuga

--------------------------------------
100% Majā Yuga

100% = 40% + 30% + 20% + 10%

MAJA YUGA = SatyaYuga + TretaYuga + DwaparaYuga + KaliYuga

Dado que el Kali Yuga es el 10%, el Majā yuga (100%) dura 10 veces más.


Se dicen años terrestres, porque en la escritura hindú se da de los años como años-tiempos divinos de acuerdo con el cálculo de los Dioses. Ten en cuenta que el número básico es 432.000, la era de Kali Yuga, y así Dwapara es el doble de ese número,  Treta es 3 veces ese número y Satya es cuatro veces ese número. El tiempo pasa en estos grandes ciclos, yuga tras yugakalpa tras kalpa, eternamente.

Para dar un ejemplo de la magnitud de los números usados, vamos a ver el tiempo de vida de Brahma, el Dios quien creo el universo según la cosmovisión hindú. El lapso de la vida de Brahma se calcula en función del tiempo yuga. Un kalpa es decir 1000 yugas se dice que son 12 horas del día de Brahma, por lo tanto, su día seria de 24 horas, y por lo tanto, dos kalpas de longitud. Esto significa que 24 horas de tiempo de Brahma son 8,640,000,000 años humanos o terrestres! Su año es de 365 días  y vive a unos 100 años. Bajo estos números resulta complicado para calcular la vida de Brahma, pero sin duda es fascinante la magnitud de los números que los primeros pensadores hindúes tenían que enfrentarse.

Brahma – Dios Creador – Hinduismo

Dentro del hinduismo no hay un solo universo, sino un sinfín de universos, todos con sus propios Brahmas que vienen y van como las polillas y se obtiene un sentido del tiempo en el hinduismo. 

De acuerdo su visión un “Año Cósmico” el sol y sus planetas giran alrededor de un gran centro de poder creativo llamado “Vishnu Nabhi” (el asiento de Brahma) durante 24,000 años y está compuesto por 2 ciclos de 4 “Yugas”.

En el punto más cercano de dicho centro que sucede cuando el equinoccio de otoño se encuentra en el primer punto de Aries, el estado de “Dharma”, la virtud mental se encuentra tan desarrollada que el ser humano puede comprender todo, incluso los misterios del Espíritu. Este punto es el inicio de Satya Yuga.

Pero hablemos en más detalles de los 4 yugas, comenzando por supuesto por:

SATYA YUGA la primera de las edades del mundo.

Es la primera de las cuatro eras (yugas) de los brahmanes llamada también Krita-yuga. Consta de un período de 1.728.000 años de duración, en la cual “reina la Verdad y se mantiene firme la Justicia, y ningún beneficio reporta la iniquidad a los hombres”. En ella la humanidad apenas se ha separado de su estado original de inocencia y se encuentra completamente integrada a la divinidad. Comprende la vibración de la Energía Cósmica Creativa que produce Prakriti (manifestación).
El promedio de vida era de 100.000 años. (Leyes de Manú, 1, 81) El proceso de liberación espiritual o auto -realización en este yuga es  dhiana o meditación (en Visnu o en el sonido "ONG"), la vibración de lo Divino. Durante este yuga la mayoría de la población se encuentra en la modalidad de la bondad y la esperanza de vida media al comienzo del yuga es de 100.000 años.
En este yuga más elevado, todas las personas puede experimentar la espiritualidad por intuición directa. El velo entre los reinos de lo material y lo transcendental se vuelve casi transparente. Es un periodo libre de cualquier tipo de infelicidad o miseria. Satya-yuga es también llamado la Era Dorada o Edad de Oro.

Después sigue:

TRETĀ YUGA

Treta-yuga, también llamada la Edad de Plata, dura  1.296.000 años.
La edad de oro va menguando, en ella el poder de la verdad comienza a velarse dejándola manifestarse solamente en un 75%. El ser humano se vuelve más frágil y comienza a recitar el sonido “SO HANG", que significa "yo soy Tú". Se siente separado pero reconoce y desea volver a su identidad con lo Divino.
El proceso de la auto-realización o  liberación espiritual es la realización de yajnas (sacrificios opulentos).
El promedio de vida es de 10.000 años. Es durante esta época que se introduce Varna- ashrama -dharma.

Le sigue:

DWĀPARA YUGA

O de la edad de bronce, (o era de cobre) dura 864.000 años. Las cualidades divinas se reducen al 50 %, disminuye la armonía, la paz, el bienestar, disminuyen también el promedio de vida humana en esta época, mientras que en los yugas anteriores viven miles y miles de años, en esta época solamente se vive 1000 años.
En sánscrito, dwā-pára significa ‘el lado del dado marcado con dos puntos’ y por antonomasia: ‘dos’ o ‘segundo’. Entonces dwā-pára yuga significa ‘segunda era’ o ‘la era con el número dos’. Sin embargo esta era es la tercera (después de Tréta) ya que el orden de las cuatro eras se trastocó en esta época en particular, y la ‘tercera era’ (Tretá) vino antes que la ‘segunda era’.
El proceso de la auto-realización o liberación espiritual es archana, la adoración de las deidades en los templos.
El fin de esta era está relacionado con la muerte del dios Krishná, y los sucesos descritos en el Majábharata.

Finalmente llega:

KALI YUGA

O la edad de hierro, de la hipocresía y el conflicto, dura 432.000 años. La conciencia de Dios se reduce al 25 % de la población y la esperanza de vida es de sólo 100 años. Según cálculos en el hinduismo se cree que estamos viviendo ahora en el Kali Yuga, que se inició hace unos 5000 años y se dice que para el final de la era, la gente de este yuga difícilmente serán mayores de 20 años y su único alimento será la carne.
El proceso de auto-realización o liberación espiritual es sankirtana y dāna, el canto de los Santos Nombres del Señor y ‘dar’ caridad.

Igualmente, las escrituras Védicas recomiendan para esta era cantar:
'Harer nama, harer nama, harer namaiva kevalam / Kalau nasty eva, nasty eva, nasty eva gathir anyhata" Que es: “Cantar el nombre de Hari, Cantar el nombre de Hari, Cantar el nombre de Hari es el principal medio de alcanzar liberación espiritual en la era de Kali, no hay otra manera, no hay otra manera, no hay otra manera".
Es decir, el canto de los Santos Nombres de Dios, de forma colectiva (kirtan) o individual (japa) es una manera de alcanzar la liberación del espíritu de la contaminación material provocada por la riña e hipocresía que caracterizan a esta era.

En el Vishnu Purana, uno de los textos sagrados más antiguos de la India, por ejemplo, describen el Kali yuga así:

“En el Kali Yuga, habrán numerosos gobernantes luchando por el poder entre ellos. Ellos no tendrán carácter. La violencia, las mentiras y la inmoralidad estarán a la orden del día. La piedad y la naturaleza del bien se desvanecerán lentamente. La pasión y la lujuria serán la única atracción entre los sexos. Las mujeres serán objetos de placer sexual. La mentira será la línea límite de subsistencia. La gente culta será ridiculizada y puesta en vergüenza; en el mundo la ley del más rico será la única ley.”

Pero por otro lado en el mismo Vishnu Purana se lee: “¡Excelente, excelente el Kali-Yuga! Lo que en la Edad de Plata o la de Bronce costaba largo tiempo y penosos esfuerzos, en el Kali-Yuga se realiza en un día y una noche.”

Literalmente kali significa ‘el lado del dado marcado con un uno’. No se debe confundir con la diosa Kālī, fundamental en el hinduismo.

En el Kali Yuga la vibración se ha vuelto muy sombría y la humanidad está forcejeando contra pesados obstáculos. La rectitud ha descendido hasta un escaso cuarto de su fuerza original. A lo largo de nuestra historia actual, hemos creado y hemos sido acometidos por todos los males. No es de extrañar, entonces, que la raza humana esté pasando por tiempos difíciles. Pero el punto crítico ya ha llegado y el amanecer una vez más difunde su Luz sobre un confundido e ignorante Planeta.

Y como hemos visto con anterioridad estos 4 yugas conforman:

MAJĀ YUGA

Satya, Treta, Dwapara y Kali completan un Majā-yuga (‘gran era’).
Una sucesión de 71 Majā-yugas completan un manvantara (‘intervalo de Manu’), la vida de un patriarca Manu. Al final de cada manvantara hay un periodo igual de tiempo (71 majá-yugas) durante el cual el «mundo» (que puede ser este planeta o el universo entero) es inundado; entonces el ciclo comienza de nuevo.

La rueda del tiempo es mecánica, todo lo que sube, baja, todo retorna, todo se repite constituyéndose así el sistema perfecto para mantener al mismo sistema siempre activo.

El que consiga salir de la Rueda puede hacer su propia Rueda del Tiempo, su propio Sistema, a partir de entonces será un Creador de sistemas holográficos (recuerda que todo es Mente).

El Mahabharata y los Puranas están llenos de historias de los distintos yugas que describen escenas de personas que viven largos períodos de tiempo. Un ejemplo seria del el gran sabio Vishvamitra, que medito bajo el agua durante unos 60.000 años antes de que su meditación fuese interrumpida por la hermosa Menaka.

Vishamitra y Menaka

Del mismo modo, en muchos de los Puranas, se dice que aparecen diez avatares (rencarnaciones) de Vishnu a lo largo de los ciclos Yuga. Rama aparece siempre en el Treta Yuga, Krishna aparece al final de Dwapara y Kali, el último avatar viene al final del Kali Yuga para destruir todas las cosas y preparar el camino para el próximo Satya Yuga. Hay, por lo tanto, muchas apariciones de Rama, Krishna y otros avatares. Todo este ocurre en los grandes ciclos del tiempo Yuga.

En el Purana de Brahma-Vaivarta, Krishna le dice a la madre Ganga, que la edad de oro vendrá durante el Kali Yuga. El predijo que comenzará 5.000 años después del comienzo del Kali Yuga, y tendrá una duración de 10.000 años.


Lo más curioso es que Los Mayas y los hindús, según estudios, nunca llegaron a encontrarse, pero la similitud entre sus calendarios es excepcional, más adelante profundizaremos en este tema.

SAT NAM