Yin Yoga

YIN YOGA

Prácticamos de 2 veces al mes en adhara yoga este hermoso estilo de yoga.

¿Como es este estilo de yoga?

El Yin Yoga es un estilo pasivo del Hatha Yoga, compuesto por posturas que se mantienen de manera relajada de 3 a 5 min. (más tiempo en practicantes avanzados).

Al sostener las posturas y llegar tan profundamente calma el sistema nervioso central, estimula el flujo de la energía vital (Prana en India, Chi en china, o Ki en Japón) y te enseña a relajarte a nivel profundo.

Yin Yoga se enfoca en estirar y con ello rejuvenecer los tejidos conectivos, (fascia) ligamentos, tendones articulaciones y el líquido sinovial y los canales de energía o meridianos que recorren estos tejidos.


Profundicemos un poco:

La premisa básica de Yin Yoga es que el cuerpo tiene un tejido yin y un tejido yang.

Tejido Yin es el hueso y el tejido conectivo. De acuerdo con la teoría taoísta (que es la teoría que da base al Yin Yoga), el tejido yin es el tejido que se encuentra a profundidad, el que se encuentra más cerca del núcleo, es lento para cambiar, misterioso, fresco o frío, y receptivo.

Tejido Yang, o músculo, está más cerca de la superficie, es activo, dinámico, flexible y tibio o caliente.

Para "mejorar" el tejido yin, hay que trabajar a profundidad, con un trabajo largo, sostenido y sin movimiento, (vamos un trabajo yin). El tejido Yin, cuando se ejercita adecuadamente, se flexibiliza. El rango de movimiento y la flexibilidad esta influenciado principalmente por el tejido corporal yin.

Del mismo modo, el tejido yang necesita ejercitarse de forma yang: con movimientos repetitivos, rítmicos, como correr o como diversos estilos de yoga dinámicos, tipo vinyasa yoga. El tejido Yang, cuando se ejercita, se vuelve más fuerte.

Dado que el tejido yin comprende nuestras articulaciones y el tejido conectivo, El Yin Yoga mejora y beneficia a las articulaciones y a la fascia, mantiene el cuerpo flexible, fluido y con la capacidad de moverse a través de un rango  amplio de movimientos.

A través del envejecimiento, las lesiones o simplemente el descuido, los músculos (tejido yang) se vuelven más débiles, mientras que el tejido conectivo (tejido yin) se vuelve más rígido y frágil.

Para mantener la salud óptima, es recomendable trabajar ambos tejidos, el yang, para tonificar los músculos, y mantener el cuerpo con un rendimiento óptimo, y el yin para flexibilizar nuestras articulaciones y el tejido conectivo de una manera adecuada.

El Yin Yoga, es ideal para trabajar el tejido yin, adapta las asanas (posturas) de yoga conocidas y las lleva a cabo de manera pasiva ("yin") para trabajar el tejido conectivo específicamente, así como los meridianos o nadis (canales energéticos del cuerpo), que corresponden a los órganos vitales del cuerpo. Ya que el Yin Yoga no solo funciona al nivel físico (huesos, tendones, ligamentos y fascia), sino también en el nivel energético, mediante la estimulación de dichos meridianos de energía.

En la Medicina Tradicional China y en el yoga, se dice que la energía se mueve a través del cuerpo a lo largo de canales llamados meridianos (MTC) o nadis (yoga). Se dice que estos canales están en la
fascia . La fascia es una sustancia fibrosa que se puede considerar como una telaraña que envuelve y  conecta a todo el cuerpo. Así, mediante la estimulación de la fascia, estimulamos directamente al meridianos/ nadis del cuerpo.



El Yin Yoga ha desarrollado asanas para dirigirse específicamente a los meridianos que corresponden a los órganos vitales (corazón, hígado, riñón, pulmón, bazo, intestinos, etc.) Cuando se mantiene una asana en Yin Yoga estimulas los meridianos del cuerpo, estirando el cuerpo.

Además la práctica de Yin Yoga, aumenta la producción de ácido hialurónico (AH) en el cuerpo mediante el trabajo del tejido yin. El aumento de AH significa aumento de la producción de fluido sinovial (líquido en las articulaciones) y aumento de la transmisión de señales de energía en todo el cuerpo a través de la red de la fascia. Se cree que el AH es la sustancia que crea los meridianos en la fascia.

Está bastante claro, entonces, que Yin Yoga afecta positivamente el cuerpo, especialmente en estas  capas
yin ("ocultas") de los tejidos que rara vez son considerados por la persona que hacen ejercicio.

A pesar de que la práctica de Yin Yoga es pasiva, no significa que no sea intensa. ¡Por el contrario, puede ser muy intensa! Al profundizar en los tejidos del cuerpo se pueden llegar a tener sensaciones intensas, además al mantener las posturas por largos períodos de tiempo podemos liberar todo tipo de pensamientos y sentimientos. Otro de los beneficios de la práctica de Yin Yoga es aprender a experimentar sensaciones intensas y a disfrutar de todo lo que ofrece la vida.







Para saber cuando haremos la próxima sesión de Yin Yoga
 en Adhara  consulta el apartado  “próximas actividades”